Mostrando las entradas con la etiqueta RAFAEL CORREA. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta RAFAEL CORREA. Mostrar todas las entradas

19 de octubre de 2018

Operación Caterva

Conocí a Mauricio Ayora, mucho antes de que se convierta en Caterva, hará hace unos treinta años, cuando entré a trabajar como reportero del noticiero Telemundo, que dirigía el prestigioso periodista Alberto Borges y que sigue transmitiendo la cadena Ecuavisa al borde de la medianoche. Éramos jóvenes; yo había escrito ya varios años para la revista Vistazo; Mauricio era editor de videos; y creo que ambos admirábamos a Alberto, un español alto y calvo, que había sido corresponsal internacional de la revista Vistazo y que a fines de los ochenta, cuando yo entré a trabajar con él, era un periodista de fuste, al que conocían como “el gallo del cerro”, una celebridad de la televisión nacional.

Mauricio Ayora Caterva
Artículo de Carlos Jijón:  Operación Caterva

No fui reportero de Telemundo por más de un año. Cuando Alberto murió, años después, de  un infarto, yo seguía escribiendo crónicas políticas y reportajes internacionales para Vistazo, y le había perdido la pista a Mauricio, hasta que un día lo encontré, muchos años después, caminando en la avenida 9 de octubre, en el centro de Guayaquil. Estaba totalmente calvo (se había rapado a mate), como Alberto, pensé, aunque él era pelado natural. Creo recordar que me contó que le iba bien, y que había empezado a trabajar como presentador de noticias de la mañana en Telesistema.

En esa época yo debo haber sido director de noticias de Ecuavisa. En los años siguientes recuerdo haber visto como Mauricio Ayora se convertía en “Caterva”, un espectáculo de la televisión. Calvo, aparecía con un gallo en el set y sermoneaba de manera sentenciosa sobre cualquier tema de actualidad. Era como una copia de Alberto Borges, de baja estatura y sin su formidable cultura. Pero su éxito iba en ascenso.

Casi en la misma época en que yo fui despedido de la dirección de noticieros de televisión, por las presiones del gobierno de Rafael Correa, Caterva fue contratado a precio de oro por TC,  ya controlado por el socialismo del siglo XXI. Y ahí se mantuvo durante todo el régimen, dirigido en la práctica por Fernando Alvarado, y convertido en el Alberto Borges de los pobres, un ancla del medio más importante de todo el emporio que manejaba el gobierno, una especie de símbolo, junto con Carlos Ochoa y Orlando Pérez, de lo que debía ser el periodismo en los tiempos de la revolución ciudadana.

¿Fue Caterva parte de una operación para desestabilizar al gobierno del Presidente Lenín Moreno golpeando en el centro el poder, el Secretario Eduardo Jurado, al denunciar, la semana pasada, a través de la pantalla de TC Televisión, supuestos cobros no autorizados de una compañía de seguros (de la cual Jurado es accionista) a través de la banca? Conociendo a Caterva uno no puede estar seguro. La calidad y el rigor de su trabajo periodístico, y del noticiero que presenta, lo llevan a uno a pensar que no: que se trató de una reacción desaforada al desaparecer de su cuenta una decena de dólares y lo lanzó en pantalla sin mediar ningún informe de la Superintendencia ni la opinión de un experto ni mucho menos la versión de los acusados. Ni la autorización del director del noticiero.



Pero el relato creado, en cuestión de horas, e impulsado desde la cuenta de Twitter del expresidente Rafael Correa, lo hacen a uno cuestionarse si no se trata de una operación de propaganda para sustituir de la discusión pública la imagen de un caudillo en serios problemas judiciales, para reemplazarla en las mentes de los ciudadanos por la de un gobierno supuestamente asociado a los banqueros para apropiarse del dinero de los depositantes.

El asunto no tiene lógica: los bancos no se benefician del cobro de contratos de seguros más que cuando debitan el pago de la electricidad, el agua potable o las pensiones del colegio de los hijos. Pero la fuerza del relato no radica en la lógica, sino en el mecanismo irracional de crear un enemigo poderoso y oculto que nos puede hacer daño. Y la banca ha desempeñado ese papel durante las últimas décadas. Al punto que un hombre como Correa, al que la justicia investiga por el secuestro de un exlegislador, el encubrimiento del asesinato de un general de la República, y que nunca se enteró de lo que hacía su vicepresidente, condenado por recibir millonarios sobornos para la contratación de obra pública, ahora encabeza una campaña para desestabilizar al Presidente que él mismo ayudó a instalar en el poder, y difamar a unos empresarios banqueros contra los que nunca se ha iniciado una acción judicial, ni siquiera durante los diez años que él controló la justicia.

Y sin embargo, el relato cobra fuerza, aún entre mis colegas de la prensa. La idea de que los empresarios (y en particular los banqueros) son unos enemigos de los que necesitamos ser defendidos por unos ya no tan jóvenes de manos limpias y corazones ardientes, sigue siendo poderosa. Seguramente como ocurría con los judíos durante la propaganda nazi, usted puede atribuir cualquier infamia a los banqueros, y siempre habrán muchas personas dispuestas a creerlo. Pero la realidad es que, al final del día, mientras no exista un informe de la Superintendencia de Bancos, esto no es más que una campaña de propaganda impulsada desde un ático de Lovaina, basada en el trabajo periodístico de Caterva.

De nada.


Autor:    Carlos Jijón

Fuente:   La República

18 de octubre de 2018

Entrevista a Rafael Correa en Bélgica

Correa, quien vive en Bélgica desde hace un año, afirma que en su país lo quieren ver preso o muerto y que Lenin Moreno –hoy su archirrival– pactó con EE.UU. “La CIA actúa con las embajadas. La decisión es exterminar a la izquierda.”

rafael-correa-entrevista
Página 12 entrevistó a Rafael Correa en Bélgica

El otoño belga es excepcionalmente cálido. Rafael Correa aprovecha un sábado de octubre a la mañana para ir al mercado de la Place de la Université, en Lovaina La Nueva, el pueblo belga de 29 mil habitantes a 40 minutos en tren del centro de Bruselas, donde desde hace un año vive el ex presidente de Ecuador. Viste elegante sport y calza unos zapatos leñadores gastados. Lleva en el bolsillo un papel arrancado de un cuaderno donde su esposa Anne Malherbe –a quien conoció en una residencia universitaria de esta misma ciudad hace 28 años– le anotó en francés que debe comprar berenjenas, tomates, pepinos, papas y frutas. Gasta 45 euros. Le pide al verdulero que para la próxima reemplace las bananas de República Dominicana por las de Ecuador. Paga con una tarjeta del banco holandés ING. Saluda en quechua a Armando, un ecuatoriano de una comunidad andina que tiene un puesto de ropa en el mercado. Recorre a pie 10 minutos rodeado de verde y regresa a su departamento: un cuatro ambientes con balcón terraza en un segundo piso. Lo alquila a 1250 euros mensuales.

Los Correa se mudaron a Lovaina La Nueva a mediados de 2017 porque les gustó la escuela pública de allí para Miguel, su hijo adolescente. También para estar cerca de sus dos hijas, Anne Dominique y Sofía, que consiguieron becas para estudiar en París. Además, buscaban acercarse a los padres de Anne, oriunda de Namur, a media hora de la nueva casa. Querían, dicen, poder comer juntos los domingos o salir tranquilos a la calle. Este verano fue complicado para la familia: a fin de mayo, a Anne Dominique la atropelló un auto en Ginebra, donde estaba haciendo una pasantía como periodista. Tuvo una doble fractura abierta en el tobillo además de muchísimos golpes. Se está terminando de recuperar.

–¿Fue fuerte el cambio de ser el presidente diez años de un país a ser uno más en un pueblo belga?

–Antes de ser presidente detestaba la rutina o ir al supermercado, ahora lo disfruto. Dijeron ‘Correa es un don nadie ahí’. ¡Eso vine a buscar! Me encanta cocinar. Arroces, ceviche. Me gusta experimentar. Por ejemplo, el otro día inventé la “salsa amatriciana al estilo Rafael”: le pongo chorizos españoles. También soy experto en parrilladas aunque una de mis hijas, vegetariana, me ha convencido de comer menos carne.

Visitas ecuatorianas 


En su mano derecha Correa porta una muñequera: se resintió del esguince que se hizo el 8 de julio último tras zamarrear al periodista ecuatoriano Ramiro Cueva, después de que éste lo increpó en la calle mientras el ex presidente caminaba con una de sus hijas. “¿Si te dicen ladrón tienes que decir viva la libertad de prensa? Por ser presidente no dejas de ser humano.” Hace unos días la Justicia belga condenó al periodista por amenazas: debe pagar 1600 dólares de multa si vuelve a Europa. 

Hubo otro episodio violento: en agosto dos periodistas del medio ecuatoriano La Posta llegaron para mostrar la vida europea del ex presidente. Se enfrentaron con correístas que viven en Bruselas. Correa denunció acoso a la policía: “Vinieron a buscar una vida de millonario y no pudieron demostrar nada”. 

El salario medio en Bélgica es poco menos de 4000 euros por mes. Correa calcula que podría vivir bien con los 4600 dólares de la pensión presidencial más el sueldo como maestra de su esposa: “Pero tengo 13 procesos penales, hace meses que tengo que trabajar para pagar mi defensa”. 

Recibe ingresos por dar cursos on line y conferencias. Tiene un salario fijo como presidente del Instituto de Pensamiento Político y Económico Eloy Alfaro y además hace consultorías por su cuenta. Asegura que se ha “comido los ahorros familiares”, que se endeudó, pero que ya equilibró los números porque “por una conferencia pueden pagar 60 mil dólares, no como Obama que cobra 200 mil, pero las pagan bien”.  

Lenin Moreno le retiró la seguridad presidencial, ahora tiene un servicio particular. “Es una protección básica, gente desarmada, necesito tener al menos un chofer que sepa conducir en caso de emergencia. Lo paga una institución. No puedo decir cuál. La discusión en Ecuador es tan tonta que dicen ´¿si es tan popular para qué necesita protección?´ Pero además de eso, suponiendo que no tenga ningún enemigo personal, que es imposible, tengo secretos de Estado”.

–¿Es privada o pública esa institución que paga la seguridad?

–Es, digamos, sin fines de lucro.

Judicialización de la política


En Ecuador, Correa tiene una orden de prisión preventiva vigente desde julio de este año. La Fiscalía General del Estado lo acusa de ser el autor mediato del secuestro del ex seguidor suyo Fernando Balda, a quien agentes de inteligencia ecuatorianos intentaron secuestrar en Colombia en 2012. La fiscalía apunta a Correa porque era “el presidente de la república y por lo tanto jefe directo de los servicios de inteligencia”. “A mí me quieren muerto fuera del país o preso en el país y que me maten ahí. Saben que les ganamos cualquier elección si yo estoy”, responde. Una jueza se pronunciará sobre su situación en una audiencia el próximo 23 de octubre. Interpol aún no ha atendido el pedido de captura. Su última opción es pedir asilo en Bélgica. “Es muy difícil que cumplan su sueño de verme esposado volviendo al país. Si voy tendría que ir a probar mi inocencia cuando debería ser al revés. Ya basta, es una locura allá, se vive una dictadura, una falta total de Estado de Derecho.”  

–Pero quien lidera ese Estado fue promovido por ustedes mismos para llegar al poder. 

–Totalmente, yo soy el principal responsable de lo que está ocurriendo. ¿Cómo pude dejarme engañar por un tipo así diez años? Es un impostor profesional. Me decía que yo era el mejor ecuatoriano de todos los tiempos. Ahora dice todo lo contrario. O fue un impostor profesional o algo se le saltó. Es difícil que exista alguien con tanto cinismo, sólo puede mantenerse con la complicidad de la prensa. 

–¿Dolió personalmente el cambio de Lenín Moreno?

– No éramos amigos, yo lo apreciaba mucho por su historia, por cómo se recuperó de una tragedia. Pero no era tan cercano como otros que también traicionaron y esos sí desgarra el alma. Debo estar preparado, sé que así es la vida. Pero tú puedes saber que una inyección duele y no por eso cuando te la ponen te va a dejar de doler. Sí me sorprendió la cantidad y magnitud de las traiciones. ¿Quién puede adivinar esas cosas? Caras vemos, corazones no. Hay analistas allá que dicen que la traición es el instrumento tradicional de la política ecuatoriana. ¡Lo banalizan! Como si fuera una opción que tienes la de traicionar ¡por favor!. 

–Según la Celag, Lenin Moreno creó una “Oficina para el intercambio de información con EE.UU.” y el Centro de Inteligencia Estratégica, que estarán abiertos a la cooperación con la Casa Blanca, ¿esta nueva política puede explicar su giro?

–Por supuesto, son causa y son consecuencia. Yo creo que el tipo (Lenin Moreno) ha pautado con Estados Unidos.

–¿Antes o después de la elección presidencial?

–Creo que después de la primera vuelta. Pensó que iba sacar más pero era muy mal candidato, si hubiera sido bueno tendría que haber ganado en primer turno. El tipo se acobardó y, por ejemplo, pautó con el Partido Social Cristiano, que son lo peor de la política ecuatoriana y probablemente haya tenido contacto con la Embajada de Estados Unidos pensando en la traición. 

–¿Estados Unidos es la mano detrás del lawfare? El lawfare, como escribió José Natanson en línea con Carreiro de Barros Filho, en tanto “utilización de los jueces como herramienta de persecución política a través de la creación de maxiprocesos que involucran un alto nivel de espectacularización” (ver recuadro).

 –Las oligarquías nacionales y las internacionales también. No solamente el gobierno de Estados Unidos, hay un sistema que marcha por sí solo, estoy seguro que ni los presidentes de Estados Unidos saben lo que hace la CIA. Pero puedes estar seguro de que la CIA actúa con las embajadas. La decisión es exterminar a la izquierda. No van a permitir que se repita otra época de oro en América Latina: 90 millones han salido de la pobreza. Ahora regresaron 20 millones. Están dispuestos a todo. La orden es exterminar a la izquierda con vocación de poder. No a la izquierda tonta, la del “todo o nada”. Sino a la izquierda de los Lula, Cristina, Chávez, Correa que pateamos el sistema. Van a tratar de exterminarla físicamente también. No se engañen, no exagero.

Política y moral


Para Rafael Correa, no se patea el sistema con demandas como la despenalización del aborto. Discute con el feminismo: “busquemos la igualdad de derechos, salariales, políticos pero no podemos ser iguales en todo, biológicamente no somos iguales”. Cree que antes del aborto “hay mil cosas que pasan antes, como la injusticia o la pobreza. Para llenar un tarro si metes primero arena, lo fino, y luego metes rocas, entra menos que si primero metes lo grande y luego lo fino”. 

–Hubo bastantes críticas por esa posición moral, de gente que comparte tus ideas en lo político o en lo económico. ¿Se pueden reconciliar ambas?

–Para mí la cuestión social en el continente más desigual del planeta, es la primera cuestión moral. Pero en Brasil, por ejemplo, hubo una gran marcha antes de las elecciones, contra el moralismo de Bolsonaro y las chicas fueron con el torso desnudo, a pedir el aborto, el matrimonio igualitario. Le subieron 6 puntos a Bolsonaro. Antes de ponernos a discutir estas cosas que están en la frontera del debate, discutamos cosas evidentes como la desigualdad de derechos. El además ha cogido la insatisfacción de la gente en temas que la izquierda nunca habla por purismo, como la seguridad.¿Por qué la izquierda no enfrentó más claramente ese problema para evitarlo? Es una torpeza política. En Ecuador sí lo hicimos, tenemos el sistema de seguridad integrado más avanzado de América latina. 

–¿Para poder captar esos significantes vacíos la Iglesia Evangélica le dio a Bolsonaro una llegada a las bases que la izquierda perdió?

–Te diría que la iglesia evangélica encontró esas bases que la izquierda no atendió. Cuando la gente se asusta por ciertas posturas busca otra cosa y cuando ve que no tiene perspectivas de cambio, se deja convencer de que así tiene que ser y encuentra refugio en estas iglesias. Es difícil, a los dirigentes políticos nos acusan de no haber sido dirigentes espirituales. Que no cambiamos los hábitos de consumo, que nos enfocamos en el materialismo y no en lo espiritual del asunto. Pero bueno, sí quizás dejamos espacios para que los ocupen estas posturas radicales, como la de Bolsonaro.

–Cuando ganó Donald Trump se decía que se iba a topar con los frenos y contrapesos del sistema. En Brasil da la sensación de que no hay contención y que Bolsonaro puede parecerse más a Rodrigo Duterte (el líder conservador y autoritario de Filipinas que lleva adelante una  sangrienta “guerra contra las drogas”) que a Trump.

–Creo que se parece más a Duterte, sí. Porque ni Trump va a hablar a favor de la dictadura, de la tortura, de la desaparición de 30 mil personas. Sin embargo, mira, soy optimista por naturaleza. Si no hacemos esto con optimismo mejor dedicarse a otra cosa. Y hay que ver las cosas en el largo plazo. Yo no quiero que gane, es difícil pero no imposible. Hay 20 millones que no votaron, esos 20 millones, los necesita la inmensa mayoría Haddad. La prensa juega un rol terrible. Pero si gana Bolsonaro, como cuando ganó Bush en Estados Unidos, puede despertar a los gobiernos progresistas de América latina. Va a ser tan elemental su gobierno que puede provocar una reacción favorable para retomar la vía del humanismo. 

–¿A qué plazo hay a la vista algún tipo de cambio de correlación de fuerzas? 

–Cualquier cosa puede pasar. Antes de mi gobierno, cada gestión duraba un año y medio. Yo soy optimista de que pronto cambiará la situación política y empezaremos a recuperar lo mucho que hemos retrocedido.

Retiro parcialmente voluntario


Mientras siga vigente la prisión preventiva, Correa no volverá a Ecuador. Igual dice que su objetivo, cuando se fue, no era exiliarse sino retirarse para escribir. En su escritorio, que está en el living de su casa, se sienta cuando todos se van a dormir y solo queda despierto su gato Dobi. Está preparando tres libros sobre el desarrollo latinoamericano. Para eso está revisando bibliografía como “¿Por qué fracasan los países?” de Acemoglu y Robinson o “¿Por qué las naciones latinoamericanas fallan” de Pérez Caldenentey y Vernego. Para Correa “no vamos a alcanzar el desarrollo si no aumentamos la productividad” y para eso hay que superar la “incapacidad para organizarse”. Por eso, también está releyendo la ‘tesis climática’ de David Landes sobre por qué los países con clima cálido nunca lograron desarrollarse.

Fuente:   Página 12

13 de octubre de 2018

"El más grande atraco de la historia de Ecuador"

La investigación que revela los negociados de Rafael Correa con China


Los contratos con Petrochina habrían perjudicado al país latinoamericano en más de 2 mil millones de dólares.

Las copias juramentadas de las declaraciones patrimoniales del ex presidente Rafael Correa, sus movimientos migratorios desde el 2009 hasta 2017, los vaivenes de sus cuentas bancarias, transacciones económicas, incluidos ingresos, egresos, salidas de divisas, bienes, entre cientos de documentos son parte del análisis de un auditor contratado por la Fiscalía de Ecuador.

rafael correa corrupcion petrochina
Rafael Correa quedó en el centro de las sospechas por corrupción por el contrato con PetroChina. 

El análisis forma parte de la investigación previa que se realiza por supuestas irregularidades en la venta de petróleo a China durante el gobierno del ex mandatario.

En ese caso, calificado por su denunciante, el activista e investigador Fernando Villavicencio, como "el más grade atraco de la historia del país", no solo Correa está bajo la lupa, sino decenas de ex altos funcionarios de su gobierno, entre ellos su entonces vicepresidente Jorge Glas (ahora en la cárcel ligado a la corrupción de Odebrecht), el ex Contralor Carlos Pólit (prófugo de la justicia), el ex gerente de Petroecuador (en la cárcel por corrupción en la estatal petrolera); el ex ministro de Hidrocarburos, Pedro Merizalde, el ex ministro de sectores estratégicos, Rafael Poveda, el ex gerente de Comercio Internacional de Petroecuador, Nielsen Arias, los ex ministros de Finanzas, Patricio Rivera y Fausto Herrera (ahora asesores del dictador Nicolás Maduro).

La lista es larga como larga es la lista de impulsos fiscales, peticiones y pedidos de todo tipo de parte de la Fiscalía: al menos una docena de asistencias penales internacionales, pericias de audio y video; informes de empresas internacionales como Artur D. Little, Hogan Lovells USLLP y Goldman Sachs que a su tiempo entregaron a la estatal petrolera, incluso informes de riesgos tributarios de las personas analizadas solicitados al Servicio de Rentas Internas del país andino.

Solo la denuncia de Villavicencio, presentada el año pasado ante la Fiscalía, consta de 105 páginas, con 136 anexos y más de 100 cuerpos, que según el denunciante demostrarían que a través de intermediarios, vinculados tanto a la empresa PetroChina como al Gobierno del expresidente Rafael Correa, se perjudicó al país en más de 2.000 millones de dólares.

En un sistema inédito para Ecuador, durante el gobierno de Rafael Correa, entre 2009 y 2017 se contrató créditos por alrededor de 18.170 millones de dólares, con tasas de interés que fluctuaron entre 7% y 8,25%, entre las más altas de la región a esa época y fueron respaldadas con ventas anticipadas de petróleo; se comprometieron 1.204 millones de barriles de crudo Oriente y Napo hasta el 2024.

Ese modelo de contratación de créditos se aplicó con las empresas chinas PetroChina, Unipec y con la tailandesa Petrotailandia. En total se firmaron 13 contratos de este tipo con las tres empresas

"Las líneas de crédito fueron maquilladas como preventas petroleras o ventas anticipadas, pero en realidad eran créditos maquillados para no rebasar el tope de endeudamiento legal (40% del PIB)", dice Villavicencio.

Una de las irregularidades denunciadas es que el crudo ecuatoriano jamás llegó a las refinerías chinas, sino que fue destinado a la reventa a Perú, Estados Unidos y Panamá, y que las pérdidas por barril vendido habrán sido de al menos 2 dólares por barril, cuando el argumento del gobierno de Correa para este tipo de contratación era eliminar la intermediación y vender al cliente final para maximizar los ingresos para el Estado.

Correa ha dicho que solo firmó una preventa, la del 2010 y que los opositores pretenden involucrarlo en actos de corrupción por "persecución política".

La afirmación de Correa de que solo conoció una operación resulta difícil de creer en un país en el que en sus propias palabras él era el jefe de todos los poderes del Estado.

Las irregularidades de las ventas de petróleo a China comenzaron a hacerse públicas con los denominados "Papeles de Panamá", documentos filtrados del estudio panameño Mossack Fonseca, que revelaron que en la primera venta anticipada de petróleo que hizo el gobierno de Correa, en 2009, a través de PetroEcuador a PetroChina International Cpo- Ltd., existieron comisiones para empresas privadas de unos 70 millones de dólares.

En esas empresas, según los Panamá Papers, participaban los ecuatorianos Enrique Cadena Marín y Jaime Baquerizo Escobar, que ayudaron en la negociación.

Esa primera venta comprometió 69,12 millones de barriles de petróleo ecuatoriano a cambio de un anticipo de $1.000 millones de dólares a dos años plazo y una tasa de interés de 7,25%.

Según los Panamá Papers, Petroecuador entregó el crudo a PetroChina y esta empresa a Castor Petroleum, que luego paso a manos de la mutinacional petrolera Gunvor Group Ltd.

Esa investigación reveló además que Castor Petroleum pagaría 1 dólar de comisión por barril a los ecuatorianos a través de Waterway Petroleum Limited, una compañía transportadora de petróleo, parte de Gunvor.

Según un informe de la Contraloría de Ecuador, en ese contrato del 2009 y otro firmado en 2010, la estatal Petroecuador dejó de recibir por lo menos 34,45 millones de dólares, debido a la fórmula que se aplicó para determinar el precio del barril de crudo.

Villavicencio asegura que hay además un delito de colusión porque Bayardo Poveda Camacho, apoderado de Taurus Petroleum, una de las intermediarias que carga el petróleo a PetroChina, es primo de Rafael Poveda Bonilla, ministro coordinador de sectores estratégicos de Correa hasta septiembre de 2016.

"El primo era parte de los equipos de negociación oficiales del gobierno de China, donde se negociaban los precios de las líneas de crédito, los precios del crudo, pero su primo hermano firma los conocimientos embarque, los certificados de titularidad de los buques petroleros a nombre de la intermediaria Taurus petroleum, que es parte del grupo Cocumbor", dice Villavicencio.

La Fiscalía investiga los delitos de cohecho y asociación ilícita, pero según Villavicencio Correa y todos quienes manejaron durante 10 años el sector petrolero "cometieron también peculado, delincuencia organizada, lavado de activos, enriquecimiento ilícito", entre otros.

El investigador ha entregado a la Fiscalía centenares de documentos, entre ellos números de cuentas bancarias de intermediarios en JP Morgan, de Estados Unidos; cuentas de Enrique Cadena Marín en el Helm Bank, en bancos panameños, Breiton Capital & Shipping INC, Denarii Systems…

Más allá de los delitos que se definan en este proceso, Villavicencio destaca que lo importante "es la recuperación de lo robado; si el país no recupera lo robado eso quiere decir que hay impunidad total".

La Fiscalía de Ecuador hace algunos días pidió a una jueza de la Corte Suprema que llame a juicio al ex presidente Correa, a quien acusó de asociación ilícita y secuestro del político opositor Fernando Balda, por lo que se estima que ahora se dedique de lleno al caso de la venta de petróleo a China y Tailandia.

Al momento, Correa, que vive en Bélgica (lugar de origen de su esposa) tiene poco menos que una veintena de denuncias en su contra: por daño moral, delitos de lesa humanidad, tráfico de influencias, asociación ilícita y secuestro de un opositor, injerencia judicial, odio, peculado, delincuencia organizada y hasta una indagación por supuestos aportes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a su campaña electoral.


Autor:   Mercedes Alvaro

Fuente:  INFOBAE

17 de septiembre de 2018

Rafael Correa denunció ante la ONU persecución judicial en su contra

El expresidente Rafael Correa presentó una denuncia ante la ONU por persecución judicial en su contra por su vinculación al caso del secuestro del exasambleísta Fernando Balda.

rafael correa perseguido
Rafael Correa denunció ante la ONU por persecución judicial

Los asesores jurídicos del expresidente denunciaron ante las Naciones Unidas la "falta de independencia de las autoridades judiciales ecuatoriana".

La denuncia fue presentada ante el Relator Especial de las Naciones Unidas acerca de la independencia de fiscales, jueces y abogados, lo que según sus abogados, Hennebel y Marchand, "demuestra la persecución judicial a l expresidente Correa por razones políticas".

La justicia de Ecuador investiga al expresidente Correa por su presunta vinculación en el intento de secuestro del exasambleísta Fernando Balda, hecho ocurrido en Colombia en el 2012.

Rafael Correa niega cualquier implicación en esos hechos y acusa al presidente Lenín Moreno de montar un complot en su contra.

12 de septiembre de 2018

Fiscalía investiga a Rafael Correa y otros por delincuencia organizada

La Fiscalía General inició un nuevo proceso por la trama de corrupción de la constructora Odebrecht, en esta ocasión, por el delito de delincuencia organizada. Serán investigados la empresa brasileña, el expresidente Rafael Correa, el exvicepresidente Jorge Glas y otros altos funcionarios del gobierno anterior. La indagación proviene de la denuncia presentada por el exasambleísta César Montúfar.

Serán investigadas las más altas autoridades de Estado que estuvieron en funciones en el régimen anterior; se trata del expresidente Rafael Correa, el exvicepresidente Jorge Glas -actualmente en prisión-, el excontralor Carlos Pólit -prófugo de la justicia-, el exprocurador Diego García, los ex fiscales generales Galo Chiriboga y Carlos Baca Mancheno, el exministro José Serrano, el ex secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, y la constructora brasileña Odebrecht.

rafael correa delincuencia organizada
Rafael Correa está siendo investigado por delincuencia organizada

César Montúfar señala a Rafael Correa como "el cabecilla de esa banda delincuencial que hizo del Ecuador un país en que la corrupción no se trata de un hecho aislado sino un comportamiento estructural y sistémico".

El delito de delincuencia organizada es sancionado con prisión de 7 a 10 años.

30 de agosto de 2018

Abdalá Bucaram denuncia que lo quieren matar

Abdalá Bucaram Ortiz denunció que lo quieren matar, según el expresidente han contratado un mercenario por USD 500 000 para eliminarlo.

El exmandatario acusa de este supuesto complot a Rafael Correa y al exministro Iván Espinel, y además los amenaza diciendo que "el día que maten a Bucaram sus familias serán desaparecidas por mi gente". Nunca maté a nadie pero conmigo me los llevo a todos, sentenció el líder del extinto Partido Roldosista Ecuatoriano.

abdalá bucaram denuncia amenazas de muerte
Abdalá Bucaram denunció que lo quieren matar

Rafael Correa pidió asilo político en Bélgica

El expresidente Rafael Correa ha solicitado asilo político en Bélgica, el diario digital 'La Capitale' de Bruselas confirmó la noticia.

rafael correa asilo politico
Rafael Correa pidió asilo político en Bélgica

Luis Fernando Molina, uno de los abogados del expresidente, dijo que la solicitud de asilo es un derecho que le asiste a Correa, y que en caso de haberlo solicitado él sería el único que podría confirmar esta información.

La justicia de Ecuador investiga a Rafael Correa porque estaría involucrado en el secuestro del exasambleísta de oposición Fernando Balda.
Síguenos en nuestras redes sociales