Mostrando las entradas con la etiqueta Gabriela Rivadeneira. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Gabriela Rivadeneira. Mostrar todas las entradas

28 de marzo de 2019

Gabriela Rivadeneira pide al CNE sancionar a Julio César Trujillo

La asambleísta correísta Gabriela Rivadeneira pidió al Consejo Nacional Electoral sancionar al presidente del CPCCS-T, Julio César Trujillo, por violar el silencio electoral.

Rivadeneira pide sancion para Trujillo
Gabriela Rivadeneira pide sanción para Julio César Trujillo

Rivadeneira se mostró de acuerdo en llamar al Pleno de la Asamblea Nacional a la presidenta del CNE, Diana Atamaint, y a los vocales del Poder Electoral para que informe lo sucedido en las últimas elecciones.

La asambleísta afirmó que no se cumplió con el silencio electoral, señaló el caso del presidente del CPCCS Transitorio, Julio César Trujillo, quien hizo campaña por el voto nulo, violando la Ley, según Rivadeneira.


7 de enero de 2019

Gabriela Rivadeneira gastó 9.8 millones de dólares en publicidad

Gabriela Rivadeneira gastó USD 9.8 millones en publicidad durante el ejercicio de su cargo como presidenta de la Asamblea Nacional, entre los años 2013 - 2017.

Gabriela Rivadeneira gastó USD 9.8 millones durante su presidencia en la Asamblea Nacional
Gabriela Rivadeneira gastó 9.8 millones de dólares en publicidad


Los gastos en publicidad de la Asamblea Nacional en el período 2013 - 2017 ascendieron a USD 9'879.915. Se publicitaron los 'beneficios' de las leyes aprobadas en esos años y también se realizó una campaña a favor de las enmiendas constitucionales.

Durante la presidencia de Gabriela Rivadeneira se realizaron un total de ocho contratos en montos que van desde USD 243.393 hasta USD 933.840. Ninguno de los contratos fue subido al Portal de Compras Públicas sino que se lo hizo mediante contratación directa y sin concurso.

También se contrató la producción de documentales y memoria visual para mostrar la creación de leyes que benefician a la ciudadanía y la gestión de la Asamblea Nacional.

Llama la atención la campaña sobre las enmiendas constitucionales que aprobó el gobierno de Rafael Correa, en el año 2015. ¿Por qué? Es la más costosa de todas, casi un millón de dólares, para difundir las “bondades” de esas modificaciones a la Carta Política. Estos cambios incluyeron la comunicación como un servicio público, actualmente derogada con la aprobación a las reformas a la Ley Orgánica de Comunicación (LOC).

Las agencias a las que se adjudicaron esos contratos se repiten. Por ejemplo, Publiaxion tiene tres y PGV Publicidad, dos. Para el asambleísta Raúl Tello, del Movimiento Unidos por Pastaza y miembro del Bloque de Integración Nacional (BIN), la mayoría de ecuatorianos “está pagando el despilfarro de la década correísta”. “El expresidente no solo gastó en obras sino que construyó un Estado de Propaganda para sostener las mentiras de su gobierno populista. En ese contexto Rivadeneira llevó a la Asamblea a una situación parecida”. Además, agregó que es necesario investigar “a dónde fueron los recursos, porque gran parte de las campañas gubernamentales las hicieron los hermanos Alvarado”.


Artículos Relacionados

Gabriela Rivadeneira se graduó de licenciada

Carta abierta a Gabriela Rivadeneira

Morenistas denuncian que Correístas se llevaron USD 600 000 de Alianza PAIS

8 de diciembre de 2017

Morenistas denuncian que Correístas se llevaron USD 600 00 de Alianza PAIS

El Secretario Ejecutivo de Alianza PAIS, Ricardo Zambrano, denunció que se han vaciado las cuentas bancarias del movimiento oficialista. Según el asambleísta Zambrano en las dos última semanas se retiraron USD 600 000 de las cuentas bancarias de PAIS, dejando "en cero" sus fondos.

Gabriela Rivadeneira se llevó fondos de Alianza PAIS
Gabriela Rivadeneira se habría sustraído USD 600 000 de los fondos de Alianza PAIS.

Zambrano sostuvo que el retiro de esos fondos se realizó cuando la asambleísta Gabriela Rivadeneira, afín al expresidente Rafael Correa, ocupaba el cargo de Secretaría Ejecutiva del Movimiento Alianza PAIS.

El Secretario Ejecutivo del movimiento oficialista anunció que se iniciarán acciones legales para determinar qué uso se dio a esos fondos.


11 de octubre de 2017

El drama en un acto de ser asambleísta correísta

Atrapados y sin salida lucen los asambleístas de Alianza PAIS. Cualquier decisión que tomen es pésima para sus intereses. Si no hacen juicio político a Glas son cómplices confesos de corrupción. Y lo saben. Y si lo hacen admiten que la corrupción –como es obvio– es un rasgo innegable del correísmo.

asambleistas alianza pais
Artículo de José Hernández: "El drama en un acto de ser asambleísta correísta"

Creen que haciendo lo que hacen son leales a Correa, pero saben que Lenín Moreno es el administrador indiscutible de la nueva realidad política. Defienden la reelección indefinida como lo desea Correa desde su ático belga. Pero saben que el expresidente tiene más pasado que futuro y que el país seguramente lo inhabilitará en la consulta.

Solo ahora esos asambleístas miden el nivel político tan paupérrimo al que llegaron. Saben, como reconoció Virgilio Hernández, que no fiscalizaron. Que confiaron demasiado. Que debían haber mantenido las tendencias en el partido. Saben, como dice Miguel Carvajal, que sucumbieron a la disciplina partidista… Todo eso se empieza a oír. Como detalles, como meras deficiencias de un proceso que siguen defendiendo.
La procesión va por dentro.

Su drama no es tener que aceptar que Jorge Glas y otros funcionarios y militantes estén acusados de corrupción. Su drama es tener que contradecir al dueño del proceso. Porque al hacerlo, tienen que aceptar la realidad sin la hojarasca retórica que los hechos han pulverizado. Y esa realidad dice que ellos secundaron, en plena bonanza, un sistema autoritario y corrupto y se acomodaron en él convirtiendo la política en obediencia obcecada a un caudillo. En religión.

Los cínicos y corruptos saben que se cerró un capítulo y que ahora o quizá más tarde podrían encontrarse ante un juez. Los que no han robado, ahora saben que llevan diez años defendiendo sofismas, medias verdades, legitimando persecuciones y cerrando los ojos ante fortunas mal habidas.

Corruptos y honestos, unidos por las mismas prácticas partidistas, están paralizados. Los une ese perfil que resulta de haber repetido el mismo discurso, plegado ante las mismas presiones, socapada las mismas acciones, servido al mismo señor. Ellos son el producto político específico del correísmo: seres leales al líder. Arrogantes. Superiores moralmente al resto. Dueños de la historia y su sentido. Aptos para repetir discursos prefabricados. Expertos en falacias. Seres indiferentes a la ética. Fieles al partido. Capaces, si les piden, de ver linternas donde solo hay cocuyos. Cobardes para defender sus convicciones personales. Ciegos ante la ignominia. Persuadidos de que la plata del Estado es plata suya. Ellos son los políticos que parió la era Correa. Seres dependientes que funcionan con un líder todopoderoso que define el rumbo, marca los tiempos y pauta las tácticas.

Hoy saben que ese líder no cambió la política. La infantilizó. La convirtió en actividad de boy scout. Cada uno de ellos es parte de una de esas tres generaciones de políticos que quedarán marcadas por esta experiencia de obediencia ciega, de cinismo extremo. Políticos capaces de hacer leyes sobre medidas y hablar de instituciones que, en realidad, son correas de transmisión de su partido, con fiscales y jueces a su servicio.

El bloqueo en que se hallan los asambleístas de Alianza País es una confesión no pedida. Es la muestra más patética del nivel político paupérrimo al que llegaron. Y del cinismo aparatoso que volvieron hábito. Protegieron a Jorge Glas. Nunca lo fiscalizaron. Le tendieron alfombra roja. No lo citaron. Evitaron el juicio político. Mintieron haciendo creer que un juicio político necesita pruebas penales. Dejaron que Glas hiciera show político. Qué no hicieron, siguiendo las instrucciones del señor del ático. Los cínicos y corruptos saben que la cuerda se usó, que pueden ir presos y que con su retórica pedalean en el vacío. Los honestos saben que todo lo que hicieron suma entre las evidencias de su complicidad con la corrupción.
Todos están midiendo su imposibilidad política –y ahora existencial– para admitir que el modelo que adoraron ciegamente durante una década es una aberración que tocó techo.

Hoy el problema ya no es Glas ni el señor del ático: son ellos.


Autor:   José Hernández

Fuente:   4 Pelagatos

22 de agosto de 2017

¿Hasta cuándo nos ven la cara?

Cada semana que pasa, cada día que transcurre, va siendo más y más evidente que la mafia que nos gobernó por diez años parece que está saliéndose con la suya, asegurándose su impunidad. Las buenas intenciones, y las decisiones del presidente Moreno, que una mayoría de ecuatorianos respalda, al parecer no son suficientes. Diez años no se borran fácilmente. Es casi el período durante el cual gobernaron el nazismo y el fascismo. La mafia no solo que saqueó los fondos públicos, gracias al control que tuvo de las instituciones, sino que ahora esas instituciones –salvo contadas excepciones– se aprestan a cubrirle sus espaldas. Doble crimen. Si ayer la justicia correísta le servía a esta pandilla para perseguir a quienes pensaban diferente, y facilitarle, así, el robo desaforado, hoy, esa misma justicia se apresta a impedir su sanción.

alianza pais mafia pandilla
Artículo de Hernán Pérez Loose:   "¿Hasta cuándo nos ven la cara?"

Es gracias a esa seguridad de sentirse protegidos que esta mafia se da el lujo de burlarse de los ecuatorianos. ¡Cómo se han de reír del país! Que las coimas son un asunto entre privados; que ellas no causan un perjuicio al Estado; que son simple “donaciones de cortesía”; que un buen día aparecen millones en mi cuenta y no sé de dónde vinieron; que le pagaba a un tío millones para que nos ayude a conseguir contratos públicos, y que eso no es delito; que soy el funcionario más auditado de la historia (claro, investigado por un contralor corrupto...); que los audios sí valen para encausar a unos, pero no a otros; que las delaciones no valen pese a que la ley dice lo contrario; que soy coleccionista de pasajes aéreos; que no puedo llegar a un acuerdo con un exministro detenido porque pone condiciones –qué delator no las pone...–; que solo recibo coimas al contado; y así por el estilo.

LEA TAMBIÉN:  "El más corrupto de la historia"

Desde el Departamento de Justicia de los Estados Unidos hasta las fiscalías del Perú o Brasil, deben estar asombrados de cómo en el Ecuador, con las evidencias que existen, pueden seguir muy campantes estos mafiosos, y sus cómplices; cómo siguen tan prepotentes, viajando, insultando, pavoneándose, y cómo sus marionetas pretenden distraernos con chivos expiatorios de poca monta. En cualquier país del mundo los capos de la mafia que nos gobernó, incluyendo al capo di tutti capi, ya estuvieran al menos encausados. La criminalidad moderna ha cambiado radicalmente. Lo que no ha cambiado es nuestra cultura jurídica, y nuestro sistema político e instituciones. Siguen queriendo vernos la cara con la cantaleta que el lavado de activos, el crimen organizado, el enriquecimiento ilícito, etcétera, se deben cometer ante notarios públicos para ser sancionados.

Tal parece, entonces, que la convocatoria a una Asamblea Constituyente resulta inevitable. Una Constituyente que no nazca del poder constituido para encubrir al pasado, como en la Venezuela de Maduro; sino una que nazca de la ciudadanía, como lo prevé el artículo 444 de la Constitución, y que nazca para sepultar a ese régimen fascista y corrupto que nos gobernó. Quizás hasta el presidente Moreno lo agradecería.


Autor:   Hernán Pérez Loose

Fuente:  El Universo


Rafael Correa Le Metió La Mano A La Justicia En... por Ecuadornoticias

19 de agosto de 2017

Ricardo Patiño viajará a Bélgica utilizando dinero del Gobierno

La Secretaria Nacional de Gestión de la Política, Paola Pabón,  informó que el Consejero de Gobierno, Ricardo Patiño, viajará a Bélgica utilizando fondos del Gobierno Nacional.

ricardo patiño rafael correa
Ricardo Patiño viajará a Bélgica utilizando fondos públicos

El excanciller tiene planificado viajar este fin de semana, junto a la asambleísta Gabriela Rivadeneira, a la ciudad de Bruselas. El objetivo del viaje es reunirse con con el expresidente Rafael Correa para tratar de mejorar sus relaciones con el presidente Lenín Moreno.


Visita de Patiño a Correa será pagada con... por Ecuadornoticias

30 de septiembre de 2016

Gabriela o Cristina, ¿quién miente más bonito?

Fue, como dijo Gabriela Rivadeneira, un radiante “día peronista”. La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner recibió de manos de la presidenta de Asamblea Nacional la condecoración Manuela Sáez (así dijo ella: Sáez) en medio del alborozo generalizado de la izquierda populista del continente reunida en Quito. Un homenaje a los logros de lo que llaman “la década ganada” y una manera de ahuyentar los fantasmas que la destitución de Dima Rusel (así dijo Gabriela Rivadeneira: Rusel) ha puesto a circular entre la feligresía.

gabriela rivadeneira condecacion cristina kirchner
Artículo de Roberto Aguilar: "Gabriela o Cristina, ¿quién miente más bonito?"

¿Cómo se justifica una condecoración a una persona imputada, con un mar de evidencias en su contra, en cuatro causas por corrupción y lavado de dinero? Fácil: mintiendo. Mucho. Y con estilo. La presidenta de la Asamblea –con la pirotecnia retórica que le es propia– y la expresidenta argentina –con el cinismo que la caracteriza– compitieron en su empeño de pasarse la realidad por el forro e inventarse una verdad paralela y soñada. Una verdad llena de superlativos y palabras ampulosas. “Día histórico”. “Ejemplo de trascendencia universal”. “Profunda vocación latinoamericanista”. Una verdad tejida de mutuas alabanzas, en la que los villanos se convierten en héroes; los desastres económicos y sociales, en “ciclos progresistas de inclusión y soberanía”; la justicia, en “nuevo plan cóndor”. Al fin y al cabo los peronistas, como decía Borges, “son gente que se hace pasar por peronista para sacar ventaja”.

Basta con un elemental ejercicio de Fact checking (verificación de hechos: una institución de la prensa anglosajona) para echar por el suelo este entramado de mentiras.

La condecoración a Pinochet

A Gabriela Rivadeneira le parece una excusa válida: si en el pasado el Ecuador condecoró a un asesino, ¿por qué no habría de condecorar en el presente a una ratera? En su discurso, la expresidenta argentina se mostró sorprendida de que la República del Ecuador haya “condecorado a un genocida” y propuso un concurso para desempolvar lo que dijo la prensa en esa ocasión.

La verdad es que Ecuador nunca condecoró a Pinochet. Nunca un gobierno legítimamente constituido o una institución representativa de la voluntad nacional como la Asamblea, por ejemplo, hicieron semejante cosa. A Pinochet lo condecoraron, en 1995, las Fuerzas Armadas del Ecuador. Y tenían una razón (discutible, tratándose en efecto de un genocida, pero razón al fin y al cabo): durante la guerra del Cenepa, Pinochet, que seguía siendo jefe del Ejército de su país, ordenó un movimiento de tropas chilenas en la frontera con Perú que otorgó una ventaja estratégica decisiva a las fuerzas ecuatorianas. Por eso el Ejército Nacional se lo agradeció con la gran estrella de las FF.AA. No el gobierno. Lo que sí hizo un gobierno ecuatoriano (el de Rodrigo Borja) fue declarar persona non grata al viejo crápula, para evitar que viniera a instalarse en este país donde tenía tantos amigos y hasta exnovias.

Los paraísos fiscales

“Cristina es la denuncia de los paraísos fiscales”, dijo Gabriela Rivadeneira. Cristina es la mujer que “se enfrentó al proceso global del capital contra el ser humano”. Resulta conmovedor contemplar los esfuerzos de la expresidenta argentina por acomodarse a ese papel que le otorga el correísmo. Escucharla hablar, por ejemplo, a favor de un “pacto ético latinoamericano” y clamar en contra de los paraísos fiscales que “han sido creados –dice– para delinquir”. Porque “no hay posibilidad de legalidad y legitimidad en los paraísos fiscales”. Por supuesto, ella sabe perfectamente por qué lo dice. La afición de los esposos Kirchner por los paraísos fiscales es solamente comparable con su amor por las cajas fuertes.



Quedó demostrado (y ella no lo pudo explicar) que en enero de 2013 Cristina desvió el avión presidencial hacia el archipiélago índico de las Seychelles (un paraíso fiscal en toda regla), donde la entonces presidenta pasó dos días. ¿Haciendo qué? En las Seychelles se encuentra una de las sedes de la compañía Aldyne, la firma que su socio, el empresario Lázaro Báez, usó para ocultar lo que se conoce en Argentina como “la ruta del dinero K”. Por cierto que Aldyne, cuya sede central es Panamá (otro paraíso fiscal), administra 148 compañías creadas en Nevada (otro paraíso fiscal) y que son controladas, a su vez, por la empresa Helvetic Service Group, de Suiza (otro paraíso fiscal), dueña también de SGI, la financiera de Federico Elaskar, también socio de Cristina. Ella, Elaskar y Báez están imputados por lavado de dinero.

¿Quién registró a Aldyne en las Seychelles y representa legalmente a las empresas de Nevada? Un viejo conocido: Mossak Fonseca, la firma de los Panama Papers. Una investigación del diario francés Le Monde establece que Néstor y Cristina desviaron y sacaron del país 65 millones de dólares, y que luego los blanquearon en Nevada con la ayuda de Mossak Fonseca.

La década ganada

Gabriela y Cristina compitieron en superlativos para pintar “los logros que hoy pretenden ser invisibilizados” de lo que denominan “el ciclo popular y progresista” en Argentina. La creación de empleos, la disminución de la pobreza, la inclusión social y económica… Gabriela dio unas cifras. Cristina la corrigió y propuso unas mejores. Dijo “pleno empleo”. Dijo “fortalecimiento del mercado interno”. Alabó su política de subsidios y acusó al nuevo gobierno de traicionar esas políticas en contra de las grandes mayorías.

La verdad es que el gobierno de Mauricio Macri heredó una deuda de 207 mil millones por concepto de cuentas impagas de los organismos del Estado: pagos atrasados a proveedores, subsidios retenidos desde 2009, obras de infraestructura a medio hacer (la mayoría de ellas adjudicadas a Austral Construcciones, la compañía de Lázaro Báez), facturas no canceladas…

En diciembre de 2015 Argentina carecía de estadísticas oficiales sobre el desarrollo humano y la situación social de sus habitantes. Los principales indicadores, que Cristina Kirchner cita de forma tan ventajosa para ella, eran en realidad una colección de cifras tan enredadas y contradictorias que resultan inservibles. El informe titulado “Estado del Estado”, realizado en los primeros cien días del nuevo gobierno, echa una luz sobre ese caos y descubre una realidad bastante menos halagadora.

Macri recibió una situación económica insostenible. El tipo de cambio oficial estaba sobrevaluado. El déficit fiscal, la diferencia entre los gastos y los ingresos del Estado, había alcanzado una magnitud histórica, de las más altas de los últimos 30 años, y había sido financiado con emisión monetaria, es decir, imprimiendo billetes. Entre 2013 y 2015 las exportaciones cayeron en un 25%.

El pleno empleo

El “pleno empleo” que celebran Gabriela y Cristina es en realidad un espejismo. El 51% de la población potencialmente activa tiene problemas para encontrar trabajo. Al término del período kirchnerista, 11,7 millones de argentinos se encontraban en situación precaria sobre una población económicamente activa de 23 millones de personas. Más de 4 millones de trabajadores privados se hallaban en situación de informalidad laboral, sin seguridad social ni protección de ningún tipo. El salario real y la productividad se mantuvieron estancados durante los últimos cuatro años. En cambio, la conflictividad laboral medida por el número de huelguistas, creció en un 65%.

La equidad de género

Gabriela Rivadeneira puso a la Argentina de los Kirchner como un ejemplo mundial y una inspiración en lo que se refiere a la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. La verdad es que Argentina se encuentra en el puesto 105 (entre 145) en el índice de brecha de género elaborado por el Foro Económico Mundial. La tasa de actividad de las mujeres es una de las más bajas de la región: 48%. Y su ingreso promedio es 19% menor al de los hombres. En cuanto a violencia de género, el país carece de estadísticas y registros porque… ¡el Estado no hace ningún seguimiento de los casos!

Las nuevas universidades

Gabriela y Cristina alabaron las nuevas universidades creadas en Argentina. Dijeron que con ellas se transformó el panorama educativo de Argentina. La verdad es que la deuda del Estado a las universidades públicas llega casi a los mil millones de pesos. Y la desigualdad en el acceso a la educación superior es enorme: sólo uno de cada diez argentinos obtiene un título universitario; pero en el 20% más pobre de la población ese índice es de uno por cada cien. Esto significa que la posibilidad de los pobres para graduarse en la universidad es diez veces menor que el promedio nacional.

La reducción de la pobreza

Lo de la inclusión social no pasa de ser una cantaleta más que dudosa. Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica, en el momento del cambio de gobierno el 29% de la población vivía en situación de pobreza y el 6% en la indigencia. Una de cada tres familias carece de vivienda digna. Una de cada tres viviendas construidas en la supuesta década ganada no cumple con los estándares mínimos de calidad establecidos por el propio gobierno.  En diciembre de 2015, casi la totalidad de los programas de construcción de vivienda estaban paralizados, mientras que un alto porcentaje del presupuesto destinado a ese fin había sido dirigido a otro tipo de gastos. Este tipo de desvíos es común: también el 35% del presupuesto correspondiente a emergencias de salud fue usado, según el informe oficial, en gastos políticos. Como resultado, las metas de vacunación se cumplieron sólo en un 23%.

El nuevo plan cóndor

Nicolás Maduro se lo inventó, Rafael Correa se lo atribuyó, Gabriela Rivadeneira lo resumió y Cristina Kirchner celebró el nombre que le pusieron. El nuevo plan cóndor es la arremetida de la derecha fascista internacional, coordinada por la CIA, contra los gobiernos progresistas del continente. Consta de tres estrategias. En palabras de Gabriela: “concentración de medios de comunicación para imponer una agenda”; “instrumentalización política de los aparatos de justicia” y “cooptación de los parlamentos”. Si eso es cierto, habrá que convenir que el principal agente del nuevo plan cóndor en el continente se llama Rafael Correa.

Lo primero, porque es el máximo concentrador de medios en el país. Con ellos y el uso discrecional de las cadenas, más los mecanismos de presión contemplados en la ley de comunicación, Rafael Correa es la única persona capaz de imponer agendas informativas en el Ecuador. Lo segundo, porque dispone de servidores obsecuentes como Alexis Mera, que escribe cartas a los jueces recordándoles que no deben fallar en contra del Estado, o Gustavo Jalkh, que aplica el criterio de “error inexcusable” para inhabilitar jueces con una facilidad pasmosa (¡250 han sido descalificados de esa manera, según el Comité de Derechos Humanos de la ONU!). Lo tercero, porque dispone de una mayoría en la Asamblea que hace palidecer de envidia a los gestores de las aplanadoras de antaño. La aplicación del método d’Hont, que perjudica la representación de las minorías, hizo que en Azuay, por ejemplo, donde más del 40% de los electores votaron por una alternativa diferente al correísmo, los cinco escaños en disputa fueran adjudicados a esa tienda política.

Hasta aquí este ejercicio elemental de verificación de hechos. Se podría continuar analizando más y más mentiras pronunciadas por Gabriela Rivadeneira y Cristina Kirchner con desparpajo envidiable, pero este artículo no terminaría nunca. La condecoración a la expresidenta argentina es un acto vergonzoso no sólo porque representa un descrédito internacional para la Asamblea, sino porque obliga al país a contemplar un simulacro ofensivo e impúdico. Una mentira sin nombre.  Será porque “los peronistas –también lo decía Borges– no son ni buenos ni malos: son incorregibles”.


Autor:   Roberto Aguilar

Fuente:   4 Pelagatos

Síguenos en nuestras redes sociales