Mostrando las entradas con la etiqueta Enrique Ayala Mora. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Enrique Ayala Mora. Mostrar todas las entradas

11 de noviembre de 2017

¡Que venga Correa!

¡Huy! Dicen que Correa ya regresa al Ecuador. Él y los suyos amenazan con que pronto estará aquí para “demostrar” la inocencia de Glas, para “poner en orden” a su movimiento y “castigar” a los traidores que apoyan a Lenín Moreno, para dirigir la campaña por el “no” en la consulta popular, para apoyar a sus “colaboradores”, que en número cada vez mayor, son “perseguidos” con denuncias de corrupción…

rafael correa que regrese
Artículo de Enrique Ayala Mora: "¡Que venga Correa!"

¡Al fin volverá la tranquilidad al país! Con Correa entre nosotros, se desvanecerán las acusaciones contra Glas y ya no habrá divisiones, la gente lo aclamará en las calles y Moreno perderá la consulta. Con su sola presencia desaparecerán las acusaciones de corrupción de los responsables de su gobierno… Esas son las esperanzas de los correístas, que creen en los milagros.

Pero, ¿quién le tiene miedo a Correa?, ¿quién se cree el cuento de “ya viene el cuco”? En realidad nadie. Por eso, lo mejor es decirles a los correístas que lo traigan pronto y a él mismo que no cacaree tantas amenazas, compre el pasaje, haga sus maletas y regrese al país enseguida.

¡Que venga Correa! Nadie le tiene miedo. Que venga pronto y afronte la realidad, cuando ya no puede recorrer el país repartiendo dádivas y plata del Estado para promover su clientela, cuando ya no tendrá 40 guardaespaldas de seguridad para “protegerlo” de gente que se le antoja está en su contra y les cae a trompones en plena calle.

Que se atreva a visitar el Ecuador profundo para que vea como lo rechazan las gentes cansadas de sus abusos, insultos y desplantes. Que se vea cara a cara con sus víctimas de la “década ganada”, con los estudiantes apaleados y expulsados, con los indígenas maltratados por defender la madre tierra, con los ambientalistas engañados y perseguidos, con los trabajadores privados de sus derechos. Que se tope con la gente común y los luchadores sociales a los que criminalizó. Que regrese a ver lo que dejó: un país endeudado y en quiebra, que se hunde en la corrupción.

Que venga Correa a ser derrotado en la consulta popular, a ver como Glas se derrumba, como muchos de sus incondicionales ya no lo son. Y como sus “leales” y “sumisas” son cada vez menos y están contra la pared por lo que le tienen que responder por sus actos. Que venga para que constate que el país de las “sabatinas” solo estaba en sus sueños de grandeza y en los bolsillos de sus organizadores, para que le den la espalda los empresarios que le apoyaban y socapaban y ahora revolotean a su sucesor.

Y que venga porque ahora ya no es más acusador, sino acusado. Así se enterará de una vez por todas que la gente del Ecuador aguanta mucho, pero al fin rechaza y sanciona a los déspotas. ¡Que no amenace! ¡Que venga… y punto!


Autor:   Enrique Ayala Mora

Fuente:  El Comercio

13 de octubre de 2017

El Palacio: Museo Correísta

En Montecristi, el presidente Lenin Moreno dijo: “No quiero tener un museo dentro de Carondelet, donde se reproduzca mi foto 100 veces. No quiero poner mis honoris causa. No quiero llamar a mis embajadores para que, por favor, me den consiguiendo honoris causa en universidades. No pongan nada a mi nombre. La cédula será lo único que tendrá mi nombre en el futuro”.

rafael correa museo palacio carondelet
Artículo de Enrique Ayala Mora: "El Palacio: Museo Correísta"

Rafael Correa Delgado resolvió transformar el Palacio de Gobierno en un museo dedicado a celebrar su imagen personal, a perpetuar su figura en el espacio público.

La palabra “República” viene de la raíz latina “Res pública”, cosa de todos. Los espacios públicos son de todos, especialmente el Palacio Nacional, también llamado de Carondelet. Allí funcionaron al principio los máximos organismos del Estado. Y ahora es la sede oficial de la presidencia de la República. Debe ser, ante todo, un monumento público.

Si alguna exhibición debería haber allí es una que de cuenta de la historia del país, del propio edificio y de la Plaza Grande, de la que forma parte. Quienes entren allí deberían poder conocer la trayectoria del palacio y su entorno, referidas al gran proceso de desarrollo de la nación ecuatoriana. Algunos espacios del palacio deberían estar dedicados a recordarnos su papel en nuestra historia, cuyo protagonista fundamental no son los presidentes o los dictadores sino el pueblo ecuatoriano. Desde luego que deberían estar presentes los mandatarios, como García Moreno por ejemplo, que fue asesinado allí, pero también debería haber espacio para la gente del común de la Plaza Grande, que es actora central de nuestra vida nacional.

Pero Correa resolvió transformar el Palacio de Gobierno en centro de exhibición de sus “recuerdos” y de sus “logros” personales, con regalos recibidos, imágenes de sus viajes, diplomas de sus doctorados “Honoris causa”, obtenidos por presiones políticas y no méritos académicos; una serie de fotos en que él es la figura central y otros ítems que exaltan su imagen. En esto, ni siquiera fue original. Cosas similares hicieron Trujillo, Stroessner, Somoza, de quienes ha sido aprendiz más o menos aprovechado.

Para haber transformado una parte del Palacio Nacional en museo del autobombo y la vanidad personal se necesita tener poco sentido de la realidad o una buena dosis de delirio de grandeza. Sea cual fuere la causa, el país no puede aceptar que un déspota, que se ha apropiado de los símbolos nacionales, lo haga también con el palacio. No se debe permitir esa apropiación, ni la impunidad, la corrupción, el despilfarro o el atropello. Por ello, siguiendo un criterio nacional y la voluntad del Presidente, se debe desmantelar esa muestra grosera del autoritarismo y dedicar los espacios del Palacio Nacional a su memoria y a la del pueblo ecuatoriano.


Autor:   Enrique Ayala Mora

Fuente:   El Comercio


8 de junio de 2017

Balance del correísmo

Al fin de una administración presidencial y al inicio de otra, las preguntas comunes son: ¿Cómo evalúa al gobierno que termina? ¿En pocas palabras, qué es lo más relevante del régimen que concluye? ¿Cuál es el legado del correísmo? Estos y otros parecidos interrogantes se han formulado. Las respuestas han sido muy diversas y se han dado bajo el riesgo de que las contestaciones rápidas son siempre incompletas, porque dejan de lado aspectos fundamentales.

corrupcion rafael correa jorge glas
Artículo de Enrique Ayala Mora: 'Balance del correísmo'

No es fácil una respuesta satisfactoria. Pero si se puede dar una visión general de cómo queda el país al cabo de una década de gobierno, sobre todo si en ese lapso el Ecuador ha tenido el auge de ingresos fiscales más notable y prolongado de toda su historia. La constatación nos deja un resultado desfavorable.

Luego de que el Estado ha recibido una cantidad enorme, casi imposible de calcular de ingresos petroleros y de que incrementos en la recaudación de impuestos, ahora está más endeudado que nunca antes. Aunque no hay todavía transparencia en los cálculos, la deuda externa, de 17 mil millones de dólares en 2006, ha superado los 50 mil millones de dólares en este año, incluyendo, los endeudamientos con los chinos que el gobierno negaba son deuda, pero son los más gravosos por las condiciones y plazos pactados.

El gobierno correísta recibió un país en recuperación dolorosa, luego de la catástrofe de 1999/2000. Ahora lo entrega en una profunda crisis, sin que los diluidos recursos del “boom” se hubieran invertido con eficiencia y transparencia. El desempleo abierto sigue en cifras similares a 2006, el subempleo, que en muchos casos es desempleo real, se ha mantenido sin cambios significativos. La brecha entre los pocos muy ricos y los muchos muy pobres no se ha acortado; sigue ahí mismo.

Allí están, se dirá, las carreteras, los puentes, las escuelas del milenio. Allí están, desde luego, porque los gobiernos hacen obras, sobre todo cuando tienen bastantes recursos. Y que bueno que las hagan. Pero ¿qué proporción de los ingresos que gastó en ellas? Y, además, ¿Cuánto costaron? Porque si se pagó por ellas precios de corrupción, habría que pedir cuentas por eso.

Pero, más allá de los obras materiales y de su indudable importancia, debemos preguntar también: ¿estamos mejor ahora que hace diez años en valores cívicos? ¿hay más democracia, más libertad de expresión? ¿hay más seguridad? ¿hay una justicia menos corrupta y más autónoma? ¿hay más acceso a la educación superior? Las colas de jóvenes que quieren entrar a la universidad, ¿no son más largas que nunca y la esperanza de ingreso no es más baja que antes?

¡Diez años de “revolución ciudadana” para volver a lo mismo o hasta retroceder, después de tener los mayores recursos de la vida republicana, no tienen justificación!


Autor:   Enrique Ayala Mora

Fuente:   El Comercio

2 de febrero de 2017

Enrique Ayala fue hospitalizado tras sufrir agresión

Enrique Ayala Mora fue agredido la madrugada de este jueves 2 de febrero de 2017 cuando ingresaba a su domicilio en la ciudad de Ibarra, luego del ataque el candidato a asambleísta del partido Unidad Popular quedó inconsciente.

enrique ayala agresion hospitalizado
Enrique Ayala Mora fue agredido en Ibarra

El historiador y exrector de la Universidad Andina Simón Bolívar fue internado en una clínica de la ciudad de Ibarra, en donde determinaron que Ayala tiene un traumatismo craneoencefálico leve y tendrá que permanecer en observación al menos por 48 horas.

Enrique Ayala fue agredido por dos sujetos desconocidos que se encontraban pintando frases ofensivas e intimidantes en contra del candidato, quienes al ser sorprendidos empujaron a Ayala Mora contra la puerta metálica de su vivienda y lo derribaron al piso.

6 de julio de 2016

Candidatos a la Presidencia de Ecuador Elecciones 2017

El número de candidatos a la Presidencia de Ecuador va en aumento; a pesar de que desde varios sectores de la oposición se habló de la necesidad de deponer intereses personales y se insistió en el tema de la unidad, cada vez es mayor la cantidad de precandidatos a la Presidencia de Ecuador que terciarán en la elecciones presidenciales del 2017.

candidatos presidente ecuador 2017
Candidatos a la Presidencia de Ecuador - Elecciones Presidenciales 2017

Estos son los 8 candidatos a la presidencia de la República que competirán en las elecciones de Ecuador de Febrero de 2017:
  • Lenín Moreno
  • Cynthia Viteri
  • Guillermo Lasso
  • Paco Moncayo
  • Washington Pesántez
  • Dalo Bucaram
  • Iván Espinel
  • Patricio Zuquilanda
La fecha final de inscripción de las candidaturas será el viernes 18 de noviembre, el inicio de la campaña electoral será el martes 3 de enero de 2017 y el día de las elecciones de primera vuelta será el domingo 19 de febrero de 2017.

23 de abril de 2016

Desastre, gobierno y sociedad

Las escenas desgarradores de Manabí, Esmeraldas y otros lugares son realidades crudas que debemos constatar en medio de dolor y la desesperanza. No estábamos preparados para un desastre como el terremoto. El país no ha desarrollado una cultura de prevención y ahora lo está pagando caro. Por ello, luego de expresar la solidaridad a todas las víctimas, debemos reconocer que el Ecuador debe tomar precauciones.

donaciones voluntarios terremoto ecuador
Artículo de Enrique Ayala Mora: "Desastre, gobierno y sociedad"

El impacto y la desorganización inicial eran previsibles y por ello no se puede pedir al Gobierno que en apenas unas horas las acciones marchen a un ciento por ciento o lleguen a todos los sectores afectados. Pero también es preciso reconocer algunas cuestiones básicas.

El Gobierno debe aceptar que antes que las instituciones oficiales, la sociedad reaccionó primero y con enorme eficiencia ante el desastre. Esa sociedad que trata de amordazar, de controlar, de estatizar, demostró que existe, que tiene vida, a pesar de los golpes recibidos. Sus organizaciones, reprimidas por normas como el decreto 16, enfrentaron la situación con pocos recursos. Nuestro pueblo es inmensamente solidario.

La administración correísta debería entender que la catástrofe no puede ser ocasión para tomar medidas que ya se anunciaban frente a una crisis que se niega tercamente.

El paquetazo anunciado es restrictivo y sube impuestos, cuando la carga impositiva es siempre un mal remedio para la recesión. No se ha dado ni un signo de que se va a recortar el gasto público innecesario, el despilfarro y el uso de fondos para publicidad oficial, viajes y pago de burocracia inepta. Adicionalmente, ya se ve que todo se manejará centralistamente, sin participación de la base social.

El Presidente y sus colaboradores deben ser conscientes de que la confrontación permanente, ver enemigos en todos los que discrepan, el insulto, la calumnia, no crean el ambiente de concordia que la reconstrucción requiere. Que aprendan de la gente común y corriente que se da la mano hasta sin conocerse, en vez de injuriar y agredir como método de gobierno.

Y, desde luego, una condición básica será que todas las acciones y gastos de la reconstrucción se hagan con honestidad. Las emergencias han sido ocasión para que logreros y corruptos hagan su agosto con garantía de que no se los sancionará. El Gobierno tiene que garantizar que el uso del dinero de los impuestos, de los recursos públicos, incluso de los préstamos usurarios que adquiere, sea correcto. Debe aceptar el control ciudadano, en vez de agredir, amenazar y enjuiciar a quienes garantizan la honradez, como los miembros de la Comisión Anticorrupción.

La hora del desastre ha sido para nuestro pueblo la hora de la solidaridad. Que no sea la ocasión de ahogar la economía nacional, de agredir a la gente, que no se agudice la corrupción y la impunidad.


Autor:  Enrique Ayala Mora

Fuente: Diario El Comercio


15 de enero de 2016

Fuera Correa

“Fuera Correa, fuera” es el grito masivo de la gente en la calle. La consigna surgió de lo profundo del alma de un pueblo indignado que ve que el “proyecto revolucionario” terminó en el régimen abusivo de un déspota que se cargó con la democracia y el respeto a los derechos. Los ecuatorianos han expresado reiteradamente su rechazo a un gobierno que engaña con la verborrea revolucionaria y apuntala el “capitalismo del siglo XXI”.

fuera correa fuera
Artículo de Enrique Ayala Mora:  "Fuera Correa"

Cuando la ciudadanía grita en las calles y plazas “fuera Correa, fuera” expresa su repudio al despilfarro, a la corrupción que campea sin ningún control ni fiscalización, sin que nadie pueda reclamar por el robo y los atropellos. Hemos llegado al extremo de que quien denuncia es amenazado con la cárcel y el calificativo de “terrorista”.

La gente le ganó a Correa. Quedará fuera de la posibilidad de ser reelegido el año 2017. Ya no podrá ser candidato cuando se apruebe “en paquete” el proyecto de enmiendas de la Constitución, que en verdad son reformas, que al momento de redactarse este artículo se discuten en la Asamblea Nacional.

Correa quedó fuera del juego electoral. Pero no por su voluntad. Fue acorralado por la movilización popular y no tuvo más remedio que recular cuando la ciudadanía rechazó masivamente su intento de perpetuarse en el poder. La fuerza de la gente pudo más que el poder totalitario.

Pero no debemos olvidar que detrás de los hechos hay otras realidades que se deben considerar. Primero, las reformas constitucionales van a pasar y tendrán efectos dañinos para el país, para los derechos de los trabajadores, para la relación con las Fuerzas Armadas, para la libertad de prensa, entre otros. Hay que resistir esas reformas con energía y con la convicción de que son restrictivas e injustas. La única salida es preparar responsablemente la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

En segundo lugar, más allá de las reformas, hay una crisis económica profunda en el país. Todos los sectores se ven golpeados, porque a todo el mundo le afecta el desempleo. Los cálculos electorales no deben ocultar esa realidad, que no cambia con sacar a la gente a la fuerza a las manifestaciones de respaldo y darle un sánduche a cambio de su dignidad.

Y resulta que Correa, que se ha festinado todos los ingresos fabulosos del auge, que endeudó al país con chulqueros en vez de hacer provisiones para los tiempos de recesión, dice que no hay crisis, que solo es una restricción causada por maniobras del exterior y la prensa corrupta. Por ello no está dispuesto a llevar adelante un verdadero plan de austeridad fiscal y de verdadera reactivación económica. Tenemos que llegar a un plan anticrisis que no le haga pagar al pueblo sus costos.

Por ello, poner a Correa en retirada no es suficiente. Hay que derrotar de una vez por todas al correísmo.


Autor: Enrique Ayala Mora

Fuente: elcomercio.com

28 de noviembre de 2015

Correa, en retirada

El pueblo ha puesto en retirada a Correa. Los correístas comienzan a desbandarse despavoridos. La ciudadanía tomó conciencia de lo perjudicial de las “enmiendas”. Su evidente inconstitucionalidad, las razones de los periodistas, la postura de los parlamentarios de oposición, las argumentaciones de los juristas y académicos cuestionaron el plan correísta de cambiar tramposamente la Constitución para acumular más poder autoritario y violentar derechos y garantías.

Rafael Correa cae en las encuestas
Correa, en retirada: Artículo de Enrique Ayala Mora

Pero solo cuando la gente marchó masivamente a las calles, el Gobierno se tambaleó y dio un paso atrás. Correa anunció una disposición transitoria en el proyecto que dilataría la vigencia de la reelección indefinida por cuatro años. Así, el Presidente no podría ser candidato.

Y es que Correa le tiene pánico al pueblo, a la gente que lo rechaza en la calle. Cuando anda con sus 40 guardaespaldas se baja del auto y reta a trompones a un inerme ciudadano. Cuando está detrás de las cámaras de televisión es valiente con sus adversarios y críticos. En el escenario, rodeado de la seguridad más cara de la historia, insulta, amenaza y trata sin lograrlo de burlarse de sus oponentes. Pero cuando sabe que la gente avanza en marcha pacífica y firme, tiembla y recula.

La movilización popular liderada por el colectivo de trabajadores, indígenas y organizaciones sociales puso a Correa en plena retirada. La marcha de ayer al Palacio Legislativo fue la confirmación del rechazo nacional. Hubo manifestaciones en todo el país y cada vez más la gente del común se suma a la protesta. En Quito vienen del norte, de Los Shyris, del sur, de El Arbolito y engrosan las filas de la marcha unidos por el grito de repudio al déspota que se empeña en profundizar el autoritarismo.

Correa corrió aterrado e incluyó la disposición transitoria que le pondría fuera de la próxima elección. Pero hay que tener cuidado con la maniobra. En primer lugar porque luego la sumisa Corte Constitucional podría eliminarla y permitir de nuevo la reelección de Correa. Pero, sobre todo, porque las mal llamadas “enmiendas” siguen en pie y los correístas tienen la intención de aprobarlas.

Esas enmiendas mutilan groseramente derechos y garantías de los trabajadores, de la ciudadanía en general, de las Fuerzas Armadas, de los afiliados al IESS y los jubilados, del control sobre la acción del Gobierno. Por ello, la retirada de Correa no es motivo para dejar de movilizarse en todo el país para detener el abuso. Sobre todo el pueblo de Quito tiene el compromiso de rodear el Palacio Legislativo para detener el atropello, aún en medio de las fiestas.

Correa y el correísmo están derrotados. Van a perder las próximas elecciones. Pero en medio de su retirada pueden hacer mucho daño. Por ello, la gente movilizada debe pararlos y sepultarlos políticamente desde las calles.


Autor:  Enrique Ayala Mora
Síguenos en nuestras redes sociales