Mostrando las entradas con la etiqueta Alianza PAIS. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Alianza PAIS. Mostrar todas las entradas

3 de diciembre de 2018

Lenín Moreno le retira las funciones a María Alejandra Vicuña

El presidente Lenín Moreno le retiró de todas las funciones a la vicepresidenta María Alejandra Vicuña, para que pueda defenderse libremente de las acusaciones de haber recibido contribuciones indebidas de sus asesores cuando era asambleísta de Alianza PAIS.

el presidente Lenín Moreno le retiró las funciones a María alejandra Vicuña
Presidente Moreno le retira las funciones a vicepresidenta

José Augusto Briones, secretario de la Presidencia de la República asumirá las funciones que le fueron retiradas a la vicepresidenta Vicuña.  La Segunda Mandataria estaba encargada del Comité de Reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril de 2016, que afectó a amplias zonas de las provincias de Manabí y Esmeraldas.

Por otro lado, la Fiscalía General del Estado inició hoy, lunes 3 de diciembre de 2018, una indagación previa por los supuestos cobros indebidos que recaudó Vicuña a miembros del movimiento Alianza Bolivariana Alfarista.

TEMAS RELACIONADOS


26 de noviembre de 2018

Vicepresidenta María Alejandra Vicuña está acusada de exigir 'diezmos' cuando era asambleísta

La vicepresidenta de la República, María Alejandra Vicuña, está acusada de haber exigido 'diezmos' por alrededor de 20 mil dólares cuando ejercía las funciones de asambleísta por el Movimiento Alianza PAIS.

María Alejandra Vicuña acusada de exigir dinero a colaboradores
María Alejandra Vicuña está acusada de pedir diezmos a un colaborador

El abogado Ángel Polivio Sagray Mejía declara que trabajó en el despacho de Vicuña con dos cargos distintos y que debía hacer depósitos de $300, y luego de $1.400 a favor de la entonces legisladora.  Estas contribuciones le habrían sido exigidas directamente por María Alejandra Vicuña como condición para darle el cargo.

El excolaborador de Vicuña le acusa de haber recibidos 'diezmos' en su cuenta personal cuando fue asambleísta por Alianza PAIS en los años 2011, 2012 y 2013. Según la información presentada por Sagray Mejía habría depositado en las cuentas de Vicuña alrededor de 20 mil dólares.


Lea también:    Acusan de nepotismo a vicepresidenta María Alejandra Vicuña

                          María Alejandra Vicuña publicó conversación privada de Marta Roldós



2 de marzo de 2018

Correa y sus 'colaboradores'

Tal parece que Rafael Correa gobernó rodeado de colaboradores que son unos “miserables”, “oportunistas”, “traidores”, “delincuentes”, “prófugos de la justicia”, “oscuros y poderosos personajes” que tienen vínculos con “sectores que han asolado al país”, que “forjan documentos”, “llegan a acuerdos para cubrirse las espaldas”, “compadritos lindos” y “mediocres operadores” a los que “se les cae la máscara” o “tienen cargos regalados a dedo”.

rafael correa y los 40 ladrones alianza pais
Artículo de Enrique Ayala Mora: "Correa y sus 'colaboradores'"

Eso dicen, unos de otros, quienes fueron altos funcionarios del gobierno correísta. No se trata de acusaciones o calumnias de los “amargados de la oposición” o la “prensa corrupta”, sino de epítetos con que califican cercanos colaboradores de Correa a sus propios “compañeros”, “panas” y “hermanos”.

Por ello, lo que le queda al país, a la Función Judicial especialmente, es acelerar los procesos penales de esos funcionarios que, entre otros, con el testimonio de miembros del gobierno del que formaron parte, deber ser castigados con todo el rigor de la Ley. La corrupción más escandalosa de la historia nacional no puede ser tolerada.

Pero si siguen en altas funciones los “prófugos de la justicia”, “oscuros y poderosos personajes”, que “forjan documentos”, “llegan a acuerdos para cubrirse las espaldas”, o “tienen cargos regalados a dedo”, ¿habrá garantía de que esos procesos judiciales sean transparentes y libres de presiones? Si un ex ministro estrechamente vinculado a Correa sigue siendo presidente de la Asamblea Nacional, ¿con que legitimidad podrá seguir dirigiendo la Función Legislativa? Si un ex asesor de Correa va a seguir siendo fiscal, ¿qué confianza se podrá tener en su calidad de acusador?

El actual Fiscal General fue “designado” en uno de los procesos tramposos con que Correa puso incondicionales en puestos claves para cubrirse las espaldas, a través de un Consejo de obedientes anónimos. Y, justo es reconocerlo, ha cumplido su mandato, porque ha entorpecido los procesos en varias formas y, cuando no ha tenido más remedio, ha acusado de delitos menores a los correístas enjuiciados, para que reciban sentencias de unos pocos años y no sean convictos de crímenes como peculado y corrupción mayor, como fue el caso de Glas.

Si, como sus propios incondicionales lo dicen, Correa gobernó rodeado de estos personajes, él debe enfrentar personalmente a la justicia. Debe ser enjuiciado por los manejos de la deuda pública y por los sobreprecios en contratos realizados al amparo de decretos presidenciales ad hoc firmados por él. Pero para ello se necesita una Fiscalía mínimamente confiable, que no lo proteja, y una Asamblea que no sea dirigida por quienes habrían encubierto que se haya facturado para justificar los muertos del 30-S. Correa dirigió el país con sus “colaboradores”, pero él es el primer responsable.


Autor:  Enrique Ayala Mora

Fuente:  El Comercio

12 de diciembre de 2017

Los correístas se llevan todo

Las cuentas bancarias, los seguidores en el Twitter, la sede de Quito...El ala correísta de Alianza PAIS parece empeñada en dejar a los morenistas sin nada.

rafael correa movimiento revolución ciudadana
Artículo de Roberto Aguilar: "Los correístas se llevan todo"

No es lo que se pueda llamar una sede de puertas abiertas ni mucho menos. En la entrada, un candado disuade al visitante y un guardia privado que atiende desde el otro lado de la verja pintada de verdeagüita se niega a compartir información o a franquear el paso a quien no disponga de una cita. En la parte alta de la fachada, la gigantografía con el rostro de Lenín Moreno que presidió el edificio desde los días de la campaña electoral ha sido retirada y sustituida por la consigna “Ciudadanía en movimiento”. Y en las ventanas y puertas que miran hacia la avenida de los Shyris, cartulinas escritas a mano alzada con consignas contra la consulta popular e invitando a votar “Siete veces No”, no dejan lugar a dudas sobre la identidad de los ocupantes actuales del inmueble. El golpe de Estado que protagonizó el ala correísta de Alianza PAIS al interior de su movimiento tiene, en la sede del norte de Quito, su expresión más clara y contundente.

¿Es el único patrimonio con que los correístas se han quedado? La semana pasada, el nuevo secretario general del movimiento reconocido por el Consejo Nacional Electoral, Ricardo Zambrano, del ala morenista, sacudió el avispero de la opinión pública tras denunciar un acto de piratería pura, del que culpó a la directiva anterior: según él, 600 mil dólares desaparecieron de las cuentas bancarias del partido. Gabriela Rivadeneira, cabeza visible del ala correísta y secretaria general en rebeldía, se apuró a desmentirlo. Tratándose de dinero constante en una cuenta bancaria, no debería ser difícil comprobar quién de los dos dice la verdad.

“Es facilísimo”, confirma Elizabeth Cabezas, legisladora del ala morenista. “Entiendo que hay varios cheques que han sido girados. Lo importante es que ellos puedan justificar en qué se usaron esos recursos”. Según pudo conocer este Diario, Ricardo Zambrano ya se encuentra trabajando en ello, tiene listos los documentos que demuestran el retiro de los 600 mil dólares y se dispone a hacerlos públicos esta semana, junto con los nombres de los responsables del manejo de esas cuentas bancarias.

Menos oneroso, pero más inapelable es el saqueo perpetrado en las redes sociales. Los correístas que administraban las cuentas de Twitter (nacional y provinciales) que pertenecían a todo el movimiento, decidieron apropiarse de ellas y se alzaron, de paso, con cientos de miles de seguidores: 313 mil solo en la cuenta nacional de Alianza PAIS, hoy identificada con el membrete de “Revolución Ciudadana”. Un logotipo en el que las siglas RC adoptan la forma de una antorcha de estética ‘vintage’ que recuerda a la guerra fría y un collage de fotografías de Rafael Correa en bicicleta completan la nueva imagen de las cuentas. Como si el ala correísta hubiera empezado a instrumentar los cambios necesarios para fundar un nuevo movimiento político.

No era ese el plan. El pasado 3 de diciembre, la convención correísta celebrada en Esmeraldas (ilegítima según el morenismo), transcurrió bajo el signo de la depuración: expulsar a Lenín Moreno; expulsar a los asambleístas del morenismo; expulsar a los ministros y funcionarios que apoyan la consulta; expulsar a los directores provinciales y cantonales que haga falta... En fin, expulsar a todo el mundo. Y solo en último caso contemplar otras posibilidades: “Si nos quitan el movimiento -instruyó el líder Rafael Correa- nos desafiliamos masivamente, nos integramos a otro movimiento de esos en ciernes que hay y lo transformamos”.

Elizabeth Cabezas dice sentir vergüenza: “es la forma atropellada -se lamenta- arbitraria de actuación de quienes quieren perpetuarse en la secretaría del movimiento”. Difícil adivinar hacia dónde conduce todo esto. Por el momento, el movimiento político que apoya al presidente de la República, el más grande del país, se ha quedado sin fondos en el banco, sin sede en la capital y sin seguidores en el Twitter.

¿Se gastaron los 600 mil?

Los 600 mil dólares faltantes en las cuentas de PAIS fueron retirados, según el secretario ejecutivo Ricardo Zambrano, en las dos últimas semanas. Gabriela Rivadeneira sostiene que eso es mentira y asegura que Zambrano está descontextualizando los hechos. Los estados de cuenta lo dirán.


Autor:   Roberto Aguilar

Fuente:   Diario Expreso



11 de diciembre de 2017

¿Qué tal se siente, Rafael Vicente?

¿Qué tal se siente, Rafael Vicente, volver al Ecuador despojado el poder, caminar por la calle con guardaespaldas entre amantes y odiadores?  Oigo que tus enemigos te cantan “rata inmunda de dos patas”; yo no llego a tanto. Puedo decirte que te entiendo porque yo también pasé por esos tragos, gracias precisamente a ti, de alguna manera. Y digo esto porque no es justo hacer leña del árbol caído. Lejos de mí patearte en el suelo, pero si dialogar sentados ambos en la vereda y a la vera del camino de la historia, yo porque pertenezco a una generación de salida, tú, porque te feriaste la oportunidad de tu vida para dejar un legado pulcro y duradero. Para que me entiendas voy a explicar mi itinerario antes de hacerte otras preguntas.

rafael correa articulos de opinion
Artículo de Fernando Vega: "¿Qué tal se siente, Rafael Vicente?"

Allá por el 2006 yo era Vicario de Pastoral Social de la Arquidiócesis de Cuenca y había heredado algo del prestigio de Monseñor Luis Alberto Luna, con quien trabajé 20 años; por supuesto que también heredé sus amigos y sus enemigos. Ilusionado, igual que tú por hacer un Ecuador nuevo, me despojé del poder eclesiástico para asumir la condición de ciudadano y obrero de la Revolución Ciudadana. A ti no te conocía, pero si a Alberto Acosta, compañero en la lucha por los derechos de los migrantes en la “coalición por las migraciones”. Con él nos embarcamos, con ingenuidad, debo reconocerlo ahora, en el sueño de una patria diferente, para todos. Confiamos en ti.

Claro que dejar la peana de lo sagrado implicó para mí, algunas renuncias, entre ellas exponer mi vida privada a luz pública, someterme al escrutinio severo que se suele hacer con las debilidades humanas de los curas. Sin embargo, también debo reconocerlo, que la propaganda de PAIS, de contar con un “cura revolucionario” afín a la “teología de la liberación” halagó y compensó esa vanidad y narcicismo que siempre nos acompaña –de eso tu sabes bastante-. A la ola de tu popularidad aporté la mía, y logramos poner en la Constituyente cinco asambleístas por el Azuay con la votación record de todo el territorio nacional. El triunfo nos embargaba y nos embriagaba, reconocerlo es de varones.

Sin embargo, la popularidad del “cura asambleísta” duró poco –los ocho meses de la Asamblea-. Pronto me di cuenta de algunas mentiras como esa de “la asamblea de plenos poderes” y pude percibir tu talante autoritario y antidemocrático. Diferencias sobre el texto constitucional donde impusiste tu voluntad, como en el caso de la “consulta previa” a los pueblos y nacionalidades para imponer, como lo hiciste luego, el extractivismo y la minería; tu machismo patriarcal que puso coto, desde tu discurso inaugural en la Asamblea, a las aspiraciones de los derechos de las mujeres y otras cosas, me hicieron merecedor del calificativo que diste a quienes se atrevían a cuestionarte, ya entonces: “infiltrados”. “Que les vaya bonito”.

Me jugué mi futuro en la Iglesia en la campaña por el Sí a la Constitución. Aunque tenía todo el derecho de quedarme en el “congresillo”, me trague mis sueños e intenté volver a las trincheras pastorales. A consecuencia de ello ya era, en la boca de tu propaganda descalificadora “el cura expulsado de la iglesia” y cuando me opuse a la consulta del 2011 para meterle la mano en la justicia –no olvides que fui presidente de la mesa de Justicia y Anticorrupción y que el principio de la independencia de la justicia era un pilar fundamental de la nueva justicia que decíamos querer construir- sufrí la muerte civil que has aplicado a todo disidente. “Resentido, malagradecido” me decían muchos de tus fieles seguidores. Jamás mi opinión volvió a escucharse en los medios púbicos –Que los diga el Lasso de “Palabra Suelta”, si no es verdad-.

Debo decir que tienes un concepto lamentable de la lealtad. Para ti la lealtad es la del embudo, todo para ti, nada para la patria –muy al contrario de la frase del Viejo Luchador al que invocabas-. A quienes utilizaste como peldaños para encaramarte en la monarquía de la majestad del poder, cuando ya no te eran funcionales los desechaste, los linchaste mediáticamente, políticamente y jurídicamente –no olvides que tu contralor Polit me sentó junto a Isabel Robalino y otros octogenarios en el banquillo de los calumniadores, en cumplimiento de tus órdenes sabatinas-. Te deshiciste de quienes buscaban el bien mayor de la Patria para rodearte de aduladores sumisos y de pícaros interesados.

He pagado caro y he purgado mi responsabilidad de haberte apoyado en los inicios, pero me queda la paz de haber sido coherente con las aspiraciones de quienes defraudaste. Con la fe que me queda, pedí a Dios, con todas mis fuerzas que no te presentaras a la reelección por la que tanto te empeñaste, hasta lograr que la Asamblea borreguil te allanara el camino. La carta de tu padrino Francois Houtart, que en paz descanse, un hombre del cual no tenías por qué tener mala voluntad ni pudieras acusarle de pretender un “golpe blando” te dijo con todas sus letras: “Rafael el proyecto no va más, ni política ni económicamente”. Hiciste caso y te fuiste Bélgica dejando huérfanos y huérfanas de liderazgo a las “pames” que te querían presidente para siempre.

Sabes muy bien que no te querías hacer cargo de esa “cualquier pendejada a la que llaman Revolución Ciudadana y la Década Ganada” –Lenín Moreno, palabras más, palabras menos- porque ni lograste siquiera construir un movimiento de político de base y llevaste a la economía del Estado a la quiebra. Hoy todo lo bueno que pudiste haber hecho o no hiciste está empañado por la corrupción, la ineficiencia y el cinismo. Y entonces, como bien se interpretó a si mismo Lenín Moreno, llamaste a “otro tonto” para que se hiciera cargo del muerto, con la condición de que “protegiera a los compañeritos”, y para que su previsible fracaso alfombrara tu regreso para el 2021. Pero mira, el “tontito” te salió respondón y está empeñado en que la amenaza de tu regreso no se cumpla. Eso de utilizar a las personas tarde o temprano pasa la factura.

Me suena la canción Zamba para Olvidarte, de otras décadas más gloriosas, en boca de Mercedes Sosa: “No sé para qué volviste, si ya empezaba a olvidar… que mal hace recordar… no sé si tu lo sabrás muchos lloraron cuando te fuiste… para qué vamos a hablar de cosas que ya no existen… no se para qué volviste… que pena me da saber que de ese amor ya no queda nada… ya ves que es mejor no hablar… solo una triste canción da vueltas por mi guitarra”. Ya ves que ninguna de tus patentes funciona, ni esa de “prohibido olvidar”.

Pero ya que has vuelto y antes de que te vayas de nuevo quiero hacerte otra pregunta –porque robó un poco de mi vida… pero eso es de Perales-. Mejor son varias preguntas.

¿Qué tal se siente estar en el ático, solo y encadenado a las redes sociales, sin las sabatinas, sin el púlpito donde pontificabas? Yo lo sé, frente mi computadora y lejos de la parroquia. ¿Qué tal se siente cuando tiene que ingresar al Ecuador como Vicente; –razón tienen los que vislumbran en ti una crisis de identidad-; furtivamente, tener que dejar el aeropuerto por una puerta trasera; escuchar a unas decenas que te vitorean y a centenas que se desgañitan “Fuera Correa Fuera”. Con razón te remuerdes las muelas y no puedes ocultar ese rictus facial de dureza pétrea que fuiste tallando en los últimos años de tu despotismo e intolerancia. ¿Qué tal la cosecha?

¿Qué tal se siente andar como ciudadano de a pié, mendigando una entrevista en la “prensa corrupta” porque ya nadie te para bola en los medios oficiales que tienen responden a otro señor? ¿Qué tal es cuando te vacunan con la propia medicina que inventaste –no hay mejor cuña que la del mismo palo y con la misma lana del perro se cura la mordida dice el refranero popular- ¿Qué tal es que te roben, o mejor que otros recojan el Movimiento PAIS del que te adueñaste y que has abandonado y perdido por tu propia estulticia y tozudez? ¿Qué tal es que te cierren las puertas de Esmeraldas para intentar tu famosa “convención nacional”? con los que te siguen sin fiambre –hay que reconocerles cierto valor ya que se han jugado todo por ti, a diferencia de todos los que te han abandonado-.

No sé si te has dado cuenta que ahora tu eres la oposición a la revolución ciudadana oficial. No sé si te has dado cuenta que ahora eres tú el de los “golpes blandos” y el “desestabilizador”. No te das cuenta de que el pueblo sanduchero que antes llenaba la plaza para los cambios de guardia ahora aclama al nuevo señor de Carondelet que se mofa de tu museo tan amorosamente construido para perpetuar tu memoria. ¿No te das cuenta de que el Pueblo te ha jubilado? -alguna vez tú mismo lo dijiste que tras el Domingo de Ramos viene la crucifixión ¡Por qué olvidaste ese destello de sabiduría!- ¿Por qué olvidaste tan pronto tus propias palabras de que “necesitabas descansar de los ecuatorianos y que los ecuatorianos necesitaban descansar de ti? ¡¡¡Por qué carajo has venido a seguir jodiendo!!!

No sé si te has dado cuenta que ahora tú encarnas el discurso de la oposición ciega y perversa que antes condenabas en la vieja partidocracia. Ahora tú, tú denuncias que hay una dictadura, tú dices que no hay independencia de poderes, tú dices que no hay libertad de expresión, tú dices que la justicia está intervenida, tú dices que la corrupción se ha instalado en Carondelet, tú, tú, siempre tú. ¡Cara dura! Deja que el Ecuador se distienda, se desempalague de tu pretendida dulzura, deja que, ¡por fin! los ecuatorianos intenten pensar sin ti, vivir sin ti; deja que intentemos ser ciudadanos; deja que intentemos construir democracia. Deja que surjan nuevos liderazgos políticos que no pueden crecer bajo tu sombra omnipotente. Parafraseando a tu colega el monarca español, ¡¡¡Por qué no te callas!!!

Hace unos días, para terminar, a los casi 10 años de haber iniciado ese sueño que ha terminado en pesadilla, unos reporteros de Televisión Pública se me acercaron a entrevistarme. Les dije ¡Qué bien, me siento resucitado, que existo!, -porque durante tu reinado toda disidencia o discrepancia fue sepultada en el cementerio del olvido-. Les dije que me sentía rehabilitado de alguna manera, que volvía a ser ciudadano de a pie, que lo que opinara podría ser de algún interés, que podía aportar algo. Por supuesto que dije que si ponemos en la balanza los bienes que hiciste y los males que causaste, los males pesan mucho más y dije también que si los ciudadanos no nos sacudimos y participamos, con Moreno tendremos, otra vez, la revolución ciudadana, parte dos. Mucho ruido y pocas nueces. Y dije que necesitaremos muchos años de austeridad para salir de la quiebra política, económica y moral que nos dejó tu década… desperdiciada. Como sé que te gusta cantar. “¡Discúlpame si te hago otra pregunta…”! ¡Ojala entiendas y aprendas, para que tu dolor no sea inútil!


Autor:  Fernando Vega (exsacerdote y exmilitante de Alianza PAIS)

Fuente:  Plan V

8 de diciembre de 2017

Morenistas denuncian que Correístas se llevaron USD 600 00 de Alianza PAIS

El Secretario Ejecutivo de Alianza PAIS, Ricardo Zambrano, denunció que se han vaciado las cuentas bancarias del movimiento oficialista. Según el asambleísta Zambrano en las dos última semanas se retiraron USD 600 000 de las cuentas bancarias de PAIS, dejando "en cero" sus fondos.

Gabriela Rivadeneira se llevó fondos de Alianza PAIS
Gabriela Rivadeneira se habría sustraído USD 600 000 de los fondos de Alianza PAIS.

Zambrano sostuvo que el retiro de esos fondos se realizó cuando la asambleísta Gabriela Rivadeneira, afín al expresidente Rafael Correa, ocupaba el cargo de Secretaría Ejecutiva del Movimiento Alianza PAIS.

El Secretario Ejecutivo del movimiento oficialista anunció que se iniciarán acciones legales para determinar qué uso se dio a esos fondos.


14 de noviembre de 2017

Correa ha perdido (casi) todo

Resulta impresionante la forma como el gobierno de Lenín Moreno, en apenas seis meses, ha desmontado la estructura de poder creada por Rafael Correa. De ser un político todopoderoso, de ordenar y mandar como le daba la gana, de imponer sus criterios sobre el movimiento, el bloque legislativo, toda la institucionalidad y las funciones del Estado, de exigir lealtad y obediencia, ha pasado al oscuro refugio de un ático belga, solitario, cuestionado, con el tuit como único y triste medio de comunicarse con el país.

rafael correa perdido
Artículo de Felipe Burbano de Lara: "Correa ha perdido (casi) todo"

Imposible haber imaginado que en tan poco tiempo Correa lo hubiese perdido (casi) todo. El retroceso empezó con Jorge Glas. El hombre llamado a defender al correísmo en el nuevo gobierno se encuentra preso, y todo hace pensar que permanecerá tras las rejas un buen tiempo, acusado por un fiscal a quien también dejó de controlar. El personaje por quien Correa, Patiño, el bloque legislativo, la dirección nacional de AP pusieron sus manos al fuego, está enjuiciado por haber recibido –según la acusación– 13,5 millones de dólares a través de una red de corrupción. El discurso de las manos limpias enmudeció.

Perdió a su vicepresidente, el fiscal se le fue y su contralor huido en Miami.

Correa perdió el control del movimiento y del bloque legislativo. Alianza PAIS mostró la carencia de estructuras para procesar las diferencias profundas entre sus facciones. El rey solo es aclamado y cohesiona mientras está en el poder. Hoy las redes clientelares del movimiento ya tienen un nuevo patrón político. La crisis de Alianza PAIS muestra que no había movimiento, estructuras organizativas, proyecto, una comprensión compartida de la política, de la democracia y del cambio, que terminó siendo una red jerárquica dominada por Correa y el círculo más cercano de poder. La presencia de tantos cuadros correístas en el gobierno de Moreno solo se explica por un sentimiento de exclusión y resentimiento de quienes se creían parte de la revolución, pero fueron sistemáticamente marginados de las decisiones y del poder. Del movimiento le queda la dirección nacional, un reducto de incondicionales y de viudas.

Del bloque legislativo, solo un grupo minoritario sigue leal a su liderazgo, mientras la mayoría apoya a Moreno y a la consulta. Casi 50 asambleístas de AP no quieren que Correa vuelva al poder.

Y se diluye su legado, antes incuestionable como la obra magna del gran redentor del pueblo y las mayorías. Por todos los frentes, desde las mismas filas del movimiento, la herencia ha sido cuestionada. La gran transformación, la proclamada nueva época, alimentadas por los delirios refundacionales, muestran huecos negros profundos por donde se desvanece el relato de la década ganada. Los excesos de gasto, la ineficacia tecnocrática, el abuso de poder, la corrupción, la expansión sin límites de la maquinaria burocrática, quiebran el legado.

Y junto con el desvanecimiento ideológico de la herencia, se desvanece también el mito Correa. Todos, incluido Moreno, se encargaron de crear el mito de la gran personalidad histórica, del héroe popular. Y hoy ellos mismos comandan la destrucción.

Y perdió el aparataje de los medios públicos.

Ya se verá si todas estas pérdidas son suficientes para sepultar históricamente el correísmo en la consulta popular. Correa lo ha perdido (casi) todo. En un abrir y cerrar de ojos la política hizo un giro vertiginoso, sorprendente.


Autor:   Felipe Burbano de Lara

Fuente:   El Universo

8 de noviembre de 2017

Vergüenza se escribe con JG

Jorge Glas es algo más que un político pillo, es un error histórico del cuál somos todos responsables. Ha llegado la hora de enmendarlo. Nunca hubo tanta vergüenza nacional encerrada en un solo apellido. Jorge Glas no es solamente un pillastre en desgracia. Es también la carroza de Aquiles que arrastra lo poco que quedaba de dignidad en este país por los suelos de inmundicia, la incompetencia, la insensibilidad y -ojalá   que no- la impunidad.

jorge glas corrupto
Artículo de Andersson Boscan: "Vergüenza se escribe con JG"

No se trata de hacer leña de un árbol caído. Se trata de pensar y repensar cómo fue que le antecedimos la palabra vicepresidente al nombre de Jorge Glas.

Cómo es que se mantuvo allí, en el segundo despacho de la nación, después de que lo pillamos con las manos sobre el Rincón del Vago; revelando su incapacidad intelectual y falta de honradez.

Cómo es que trepó por la pirámide del poder, fingiendo la voz de otro, repitiendo discursos de otros, imitando personalidades de otros; como confesión de su carencia de yo.

Cómo es que soportamos que se embarrara la boca con gritos anticorrupción, cuando en lugar de exigir una investigación, el compinche herido que ordenó en Cadena Nacional sancionar a Diario Expreso -vía SUPERCOM- por publicar documentos oficiales sobre el desfalco en el sector petrolero nacional, que no sólo plagó de corrupción sino de incompetencia.

Cómo fue que permitimos que no fuera llamado ante la Justicia para exhibir allí los papelitos sin sentido con los que salió, en 2015 y 2016, a defender la honra de su tío Ricardo Rivera, a quien ahora niega, cuando los medios y los políticos de oposición soltaron las primeras luces -hoy comprobadas- que no hicieron esconderse a las cucarachas.

Cómo permitimos que el presidente Lenin Moreno lidere hoy la lucha anticorrupcion cuando por el precio de la candidatura y la presidencia solapó manchar su nombre compartiendo papeleta con Jorge Glas, el "querido Jorge" muy lejano del "ingeniero Glas" que ahora prefiere.

Cómo permitimos que Alianza PAIS, el principal partido político, fuera secuestrado por talibanes de la indecencia. Incapaces de dejar su fidelidad del lado de la República. Incapaces de seguir la firma de Marcia Arregui en el juicio político. Incapaces de admitir en micrófonos, con dos cojones/ovarios, lo que dicen fuera de grabadoras: que votarán, que esto no aguanta más, que le ha hecho daño al partido.

Cómo permitimos que la oposición congelará por cálculo de votos lo que no debía por principios políticos.

Cómo permitimos que mantenga el cargo un fulano preso.

Cómo permitimos que intimide a un juez de la Corte Nacional.

Cómo permitimos que arroje sospechas sobre un Fiscal General.

Cómo permitimos que conceda más entrevistas en prisión que en campaña.

Cómo permitimos que secuestre una institución del Estado.

Esto tiene que acabar. Jorge Glas ya ha causado suficientes vergüenzas a este país. Pero también la hemos causado usted y yo. Sobre todo usted y yo, que permitimos todo esto: un error histórico. Es hora de enmendarlo.


Autor:   Andersson Boscan

Fuente:   La Posta

11 de octubre de 2017

El drama en un acto de ser asambleísta correísta

Atrapados y sin salida lucen los asambleístas de Alianza PAIS. Cualquier decisión que tomen es pésima para sus intereses. Si no hacen juicio político a Glas son cómplices confesos de corrupción. Y lo saben. Y si lo hacen admiten que la corrupción –como es obvio– es un rasgo innegable del correísmo.

asambleistas alianza pais
Artículo de José Hernández: "El drama en un acto de ser asambleísta correísta"

Creen que haciendo lo que hacen son leales a Correa, pero saben que Lenín Moreno es el administrador indiscutible de la nueva realidad política. Defienden la reelección indefinida como lo desea Correa desde su ático belga. Pero saben que el expresidente tiene más pasado que futuro y que el país seguramente lo inhabilitará en la consulta.

Solo ahora esos asambleístas miden el nivel político tan paupérrimo al que llegaron. Saben, como reconoció Virgilio Hernández, que no fiscalizaron. Que confiaron demasiado. Que debían haber mantenido las tendencias en el partido. Saben, como dice Miguel Carvajal, que sucumbieron a la disciplina partidista… Todo eso se empieza a oír. Como detalles, como meras deficiencias de un proceso que siguen defendiendo.
La procesión va por dentro.

Su drama no es tener que aceptar que Jorge Glas y otros funcionarios y militantes estén acusados de corrupción. Su drama es tener que contradecir al dueño del proceso. Porque al hacerlo, tienen que aceptar la realidad sin la hojarasca retórica que los hechos han pulverizado. Y esa realidad dice que ellos secundaron, en plena bonanza, un sistema autoritario y corrupto y se acomodaron en él convirtiendo la política en obediencia obcecada a un caudillo. En religión.

Los cínicos y corruptos saben que se cerró un capítulo y que ahora o quizá más tarde podrían encontrarse ante un juez. Los que no han robado, ahora saben que llevan diez años defendiendo sofismas, medias verdades, legitimando persecuciones y cerrando los ojos ante fortunas mal habidas.

Corruptos y honestos, unidos por las mismas prácticas partidistas, están paralizados. Los une ese perfil que resulta de haber repetido el mismo discurso, plegado ante las mismas presiones, socapada las mismas acciones, servido al mismo señor. Ellos son el producto político específico del correísmo: seres leales al líder. Arrogantes. Superiores moralmente al resto. Dueños de la historia y su sentido. Aptos para repetir discursos prefabricados. Expertos en falacias. Seres indiferentes a la ética. Fieles al partido. Capaces, si les piden, de ver linternas donde solo hay cocuyos. Cobardes para defender sus convicciones personales. Ciegos ante la ignominia. Persuadidos de que la plata del Estado es plata suya. Ellos son los políticos que parió la era Correa. Seres dependientes que funcionan con un líder todopoderoso que define el rumbo, marca los tiempos y pauta las tácticas.

Hoy saben que ese líder no cambió la política. La infantilizó. La convirtió en actividad de boy scout. Cada uno de ellos es parte de una de esas tres generaciones de políticos que quedarán marcadas por esta experiencia de obediencia ciega, de cinismo extremo. Políticos capaces de hacer leyes sobre medidas y hablar de instituciones que, en realidad, son correas de transmisión de su partido, con fiscales y jueces a su servicio.

El bloqueo en que se hallan los asambleístas de Alianza País es una confesión no pedida. Es la muestra más patética del nivel político paupérrimo al que llegaron. Y del cinismo aparatoso que volvieron hábito. Protegieron a Jorge Glas. Nunca lo fiscalizaron. Le tendieron alfombra roja. No lo citaron. Evitaron el juicio político. Mintieron haciendo creer que un juicio político necesita pruebas penales. Dejaron que Glas hiciera show político. Qué no hicieron, siguiendo las instrucciones del señor del ático. Los cínicos y corruptos saben que la cuerda se usó, que pueden ir presos y que con su retórica pedalean en el vacío. Los honestos saben que todo lo que hicieron suma entre las evidencias de su complicidad con la corrupción.
Todos están midiendo su imposibilidad política –y ahora existencial– para admitir que el modelo que adoraron ciegamente durante una década es una aberración que tocó techo.

Hoy el problema ya no es Glas ni el señor del ático: son ellos.


Autor:   José Hernández

Fuente:   4 Pelagatos

8 de octubre de 2017

La banda

Cuando, engalanado con su camisa de diseños étnicos recién estrenada, ingresaba a cualquier acto público, acompañado siempre de su numeroso pelotón de escoltas, la concurrencia se ponía de pie mientras por los parlantes comenzaban a sonar las notas de Patria, tierra sagrada de honor y de hidalguía, himno coreado por los asistentes que saludaban así la augusta presencia de quien comenzaba a gobernar el país como su feudo. Tieso, con su mirada apuntando hacia el futuro, recibía los honores que a la majestad de su poder creía debidos.

rafael correa estupido
Artículo de Francisco 'Pájaro' Febres Cordero: "La banda"

Lo demás, ya se sabe: diez años de dictadura en que, elevado sobre su pedestal, imponía su voluntad, dictaba leyes, sentencias, pisoteaba libertades, honras, inventaba realidades, mientras se presentaba como el fundador de un país sin historia, que él había construido desde sus cimientos.

Así, hasta que un día, obligado por las circunstancias, se marchó lejos, a la espera de que el pueblo formara una larga fila en el que era su palacio para honrar su recuerdo a través del museo que dejó montado, un altar que daba cuenta de sus largos recorridos por el mundo, los tributos que recibió, la multiplicidad de obras que realizó. Al fin y al cabo, sus desvelos merecían un devoto peregrinaje que le rindiera tributo.

Lo que quizás nunca vislumbró fue que la gloria que él creía merecer tuviera una duración tan fugaz, tan efímera y que las magnas realizaciones que aseguró dejaba en pie para la posteridad, fueran diseccionadas con tanta rapidez para mostrar sus huesos, carcomidos por el cáncer de la corrupción y la concupiscencia.

Y él, que creyó que sería proclamado como el ideólogo, líder y ejecutor de una revolución que su mente calenturienta había fraguado, va apareciendo como el capataz de una banda de asaltantes de caminos que tenía como principal función engordar sus faltriqueras con los dineros públicos.

Desde lejos, no le queda sino contemplar con impotencia cómo su pandilla, tan celosamente armada a través de los años, está siendo desarticulada igual que cualquier otra de sacapintas o robacarros, de las cuales la crónica roja da razón a diario.

LEA TAMBIÉN:   El bien servido

Ahora su lugarteniente, aquel por quien él dijo que estaría dispuesto a ofrendar su vida, pasa sus vacaciones en la cárcel sin otra ocupación que la de negar las trapacerías largamente planificadas con su tío, en las cuales están también comprometidos muchos otros de baja ralea pero de altas funciones. Unos cuantos más, esos que no alzaron el vuelo con el guiño cómplice de quienes debieron aprehenderlos, corrieron a cobijarse bajo el manto protector del nuevo gobierno, con la esperanza de que sus bellaquerías se entierren en el olvido.

Desarticulada una parte de la banda, los sueños del capataz deben haberse modificado: de pretender que su imagen fuera inmortalizada en monumentos y perpetuado su nombre en universidades, hidroeléctricas, carreteras y aeropuertos, debe estar cruzando los dedos para que los truhanes que fraguaron el asalto sistemático a los fondos del Estado no canten, o por lo menos no lo hagan hasta el extremo de sacar a relucir su nombre.

Un nombre que en todo caso pasará a la historia de esta patria, tierra sagrada a la que él dejó esquilmada, con su honor mancillado y su hidalguía deshecha.


Autor:   Francisco Febres Cordero

Fuente:   El Universo

25 de septiembre de 2017

Nos quitaron tanto que hasta nos quitaron el miedo

En abril del 2015, un grupo de amigos, sin filiación política, ciudadanos comunes y corrientes, indignados ante un último escándalo de corrupción en las aduanas de Guatemala, convocó por Facebook a los ciudadanos de su país a manifestarse pacíficamente para demandar la renuncia de la vicepresidenta y el levantamiento de la inmunidad al presidente. Los escándalos de corrupción fueron sacados a la luz por las investigaciones entre el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), creada en el 2006, a través de un acuerdo entre la Organización de las Naciones Unidas y el Gobierno guatemalteco como un órgano independiente de carácter internacional.

lon nuevos ricos de ecuador
Artículo de Virna Cedeño: "Nos quitaron tanto que hasta nos quitaron el miedo"

Ante la sorpresa de los autodenominados “indignados”, miles de guatemaltecos en todo el país acudieron al llamado; familias enteras, ancianos, niños y jóvenes estuvieron presentes para hacer escuchar su voz y expresar su hartazgo a una clase política mafiosa y a una corrupción institucionalizada. Fue el inicio del fin del gobierno del presidente y la vicepresidenta guatemaltecos apresados por asociación ilícita, cohecho pasivo y defraudación aduanera.

La fiscal guatemalteca declaró que sin la participación ciudadana que acompañó al Ministerio Público y a la Cicig no habría sido posible lograrlo. La sociedad guatemalteca no se ha caracterizado por movilizarse espontáneamente, sin embargo, poco a poco fueron constatando que sus protestas tenían consecuencias políticas ganando cada vez más adherentes lo que condujo a la denominada “primavera guatemalteca” que está contagiando a otros países centroamericanos como Honduras y El Salvador.

¿Qué factores lograron movilizar a la sociedad guatemalteca? ¿Qué logró despertar y motivar la participación ciudadana? Guatemala es uno de los países con las mayores tasas de homicidios del planeta. Su población ha sufrido guerras y violencia con una agudización de la pobreza extrema en la última década, especialmente en el área rural e indígena donde afecta a alrededor del 83% de sus habitantes. Tal vez las situaciones extremas conducen al despertar ciudadano.

En nuestro país los escándalos de corrupción han excedido la imaginación más prolífica y parecen no detenerse. Cada día aparece un nuevo caso que involucra a la clase política, a instancias de gobierno; funcionarios de las más altas esferas están no solo salpicados, sino embarrados en actos claramente ilícitos. Despilfarros del dinero en farsas descaradas como Yachay, la Refinería del Pacífico, la repotenciación de la refinería de Esmeraldas son solo pocos ejemplos del mayor feriado de fondos públicos de nuestra historia.

“Nos quitaron tanto que nos quitaron el miedo” fue la frase que abanderó las protestas guatemaltecas y que los mantiene actualmente luchando para que no se repita la historia. ¿Seguiremos los ecuatorianos esperando a que nos quiten más? ¿Qué más se requiere para hacer reaccionar a una sociedad adormecida o sedada, demasiado “ocupada”, espectadora pasiva que deja solos en la lucha a unos cuantos que arriesgan sus vidas y las de sus familias para luchar contra la corrupción y sobre todo contra la impunidad? Está demostrado, es posible sacudir las estructuras del poder desde las bases de una sociedad activa. Dejemos nuestras zonas de confort y las excusas. Es el tiempo de iniciar “la primavera ecuatoriana”.


Autora:   Virna Cedeño

Fuente:   El Universo

12 de septiembre de 2017

El Grupo Eljuri, en problemas por presunto lavado y evasión

El capítulo de corrupción de Odebrecht en Ecuador es una suerte de cueva de Alí Babá cuyos tesoros ocultos e infracciones maliciosas comienzan a asombrar al mundo. Tiene huyendo al hombre más rico de ese país, Juan Eljuri Antón –con enormes tentáculos en Colombia, Bolivia, México y Perú, entre otros– y a su hijo, Juan Pablo Ejuri Vintimilla, contra quien existe orden de captura internacional. Fuentes policiales y judiciales indicaron que los Eljuri se esconden, probablemente, en Curazao.

Rafael Correa y Grupo Juan Eljuri
El Grupo Eljuri fue muy cercano al Gobierno de Rafael Correa en la década ganada

Los primeros visos de este caso –como en los demás países del área– brotaron en las confesiones de ejecutivos de Norberto Odebrecht, dueño de la multinacional brasilera de la construcción que poseía una división especializada en obtener contratos mediante sobornos alrededor del mundo. Las delaciones revelaron que empresarios ecuatorianos movieron dinero en efectivo para el pago de sobornos y hoy se sabe que éstos usaron el enigmático banco South American Internacional Bank –Sai Bank–, de Curazao. El principal receptor-intermediario ha sido identificado como José Terán Naranjo. Este último, al ser requerido por la fiscalía de su país, reconoció que recibió dinero de la constructora brasileña: “Se hace una suerte de remesas con ese dinero, me ponen a mí [en Ecuador] contra la cuenta de Curazao y así nunca hay una repatriada de fondos” declaró.

Terán repartía el dinero de los sobornos a través de tres empresas panameñas, de las cuales pudimos identificar a tres en fuentes oficiales (Beelvedear, Jourvet y Alesbury) y otra de Curazao, llamada Stock, todas ellas con cuentas en Sai Bank.

En el interrogatorio que le hizo la Fiscalía, Terán explicó con mayor claridad la manera como llegó a sus manos el dinero que distribuyó entre altos funcionarios del gobierno de Rafael Correa. A una pregunta sobre cuál fue la relación entre las firmas Alesbury y Jouvert con el Sai Bank, Terán respondió: “Se me recomendó dicho banco a través del estudio jurídico Mossack Fonseca”, la firma panameña célebre porque sus archivos secretos salieron a la luz pública bajo la denominación mundialmente conocida como Panamá Papers., cuyos nexos con el Grupo Eljuri se explican más adelante.

Enseguida, una fiscal le preguntó de dónde procedían los fondos depositados en las cuentas de Alesbury y Jouvert. Terán contestó: “De la compañía Norberto Odebrecht”. Al pedirle explicación sobre cómo recibía los fondos, Terán dijo: “Se me comunicaba que la transferencia había sido acreditada y se me entregaba en efectivo en la que era mi casa, en la ciudad de Quito”.

No existe información del movimiento de dinero de estas empresas relacionadas con la corrupción de Odebrechet en Ecuador, pero se sabe que el Sai Bank movió en las cuentas de ellas al menos USD $ 153,7 millones entre 2012 y 2017.

Sai Bank posee pequeñas oficinas en las ciudades ecuatorianas de Quito, Guayaquil y Cuenca. En esta última opera la principal de ellas.

La Fiscalía ecuatoriana detuvo a un funcionario de la oficina de Quito, identificado como Juan Borja, y éste pronto reveló que el banco era propiedad exclusiva del Grupo Eljuri. Su trabajo, dijo, consistía en buscar clientes interesados en abrir cuentas y pólizas en la oficina principal de Curazao y entre las ventajas que ofrece está la evasión de impuestos y, de ser necesario, el lavado de dinero. Una operación semejante a la del colapsado Fondo Premium, de Colombia, que también lavaba dinero procedente de distintas partes y ayudaba a evadir impuestos con depósitos en Curazao.

Borja declaró que las maniobras y la dirección del Sai Bank en Ecuador se ejercen desde la oficina de Cuenca, donde también está la sede central del Grupo Eljuri. La Fiscalía, sin embargo, nunca ha tocado esa sucursal, a través de la cual pasa toda la documentación correspondiente a los dineros que van para Curazao.

Un empresario de la ciudad de Cuenca explicó –bajo la condición del anonimato– la manera como él mismo hizo uso de los servicios ilícitos de Sai Bank: “Me dieron un crédito y los pagos no los hacía en las oficinas de ese banco sino en otro llamado Capital, una entidad pequeña que se encarga de acreditarle a Sai Bank en Curazao, es un tema de compensación que no requiere cruzar fronteras”.

El empresario consultado expuso los pormenores de la manera cómo tramitó y obtuvo el crédito en Sai Bank: “El directorio del banco se reúne en la matriz de Juan Eljuri, en Cuenca, y era el propio Juan Eljuri Viintimilla el que aprobaba las operaciones de crédito”.

Al ser consultado, Sai Bank emitió un comunicado negando operaciones financieras prohibidas en el Ecuador, pero reconoció que se dedica a la “compraventa de cartera”. Sobre Juan Pablo Eljuri Vintimilla, dijo: “no ostentaba ni ostenta el cargo de Director de SAI-Bank en Ecuador, como se ha dicho, debido a que esta denominación societaria no existe”.

Hasta el momento, han sido arrestadas tres personas vinculadas al banco, el cual ya tiene frente a ellas una estrategia de defensa: “no son funcionarios del banco, pero sí prestaron servicios profesionales a través de un subcontratista domiciliado en Curazao”.

Eljuri, el Marqués de Carabás ecuatoriano

Como en el antiguo cuento infantil europeo de El Gato Con Botas, en el que todas las propiedades pertenecen al Marqués de Carabás, de unos años para acá las grandes empresas y los negocios más prósperos en el Ecuador pertenecen a Juan Eljuri, un hombre silencioso y extravagante, pero desconocido, de origen libanés, que ha comenzado a sonar cada vez con mayor fuerza en Colombia desde cuando obtuvo la franquicia de Hyundai tras en un pleito multimillonario con el grupo empresarial colombiano Hyundai Colombia Automotriz.

casa juan eljuri cuenca
Mansión de la familia Eljuri, en Cuenca

Las pocas fotografías que se conocen de las mansiones de Eljuri y de los multimillonarios tesoros que guarda en ellas hacen recordar a ojos vista y superan las montañas de dinero, joyas y obras de arte de personajes colombianos tristemente célebres, como José Gonzalo Rodríguez Gacha, “El Mexicano”, o Pablo Escobar.

La fortuna en oro macizo y arte la guarda en su búnker de las remotas y frías montañas andinas de Cuenca, pequeña ciudad colonial de 330 mil habitantes, fundada hace 500 años y hoy capital de la provincia de Azuay.

Por su origen colonial, su entorno andino de alta montaña y el tamaño intermedio de su población, Cuenca se asemeja a Tunja, en Colombia.

El jefe del clan familiar fue Jorge Eljuri Antón, cuya vida se apagó en cuatro minutos el 19 de julio de 2014, solía llevar en su meñique izquierdo el codiciado anillo de diamante negro que perteneció a Frank Sinatra.

jorge eljuri anillo diamante negro frank sinatra
Jorge Eljuri Antón, fallecido en julio de 2014

Entre la fortuna en oro que dejó en forma de joyas y lingotes, hay 300 kilos de oro prehispánico que siguen en manos de su familia, lo mismo que los mejores espejos de Nicolás II, el último zar ruso, y más de ocho mil obras de arte virtualmente certificadas como genuinas, entre ellas de El Greco, Picasso o Lichtenstein.

Esta colección posee una pieza única de plata Thomas Pitts (1765) elaborada en honor al Rey de Inglaterra, así como una mesa azul de una sola pieza de ormolu (amalgama de oro molido, mercurio y bronce) que, se dice, perteneció a Napoleón III.

Los hermanos Eljuri Antón son hijos del modesto inmigrante libanés Gabriel Eljuri Hann, quien llegó a Ecuador en los años 20 del siglo pasado, se estableció en la entonces ínfima y lejana Cuenca, donde se dedicó al comercio en pequeñas cantidades de telas, radios, cosméticos y bicicletas.

La mansión de los Eljuri en Cuenca, con cúpulas y estatuas clásicas exteriores en oro, que contrastan con los modestos tejados coloniales de dos aguas de la vieja ciudad, supera en tamaño y obras de valor a Neverland, la controvertida y escandalosa villa de Michael Jackson, en las Vegas.

Fortuna a toda prueba

La fortuna de Eljuri le permitió, durante la mayor parte de 2016, comprar mensualmente dos mil carros Hyundai para el mercado de Colombia que no podía vender. Su acuerdo con la casa matriz lo obligaba a hacer esas adquisiciones. Los llevaba desde Corea y amontona en puertos marítimos y almacenes sin la posibilidad de comercializarlos debido a que dos jueces se lo prohibieron hasta cuando logró liberar la franquicia en su favor, pues le pertenecía al grupo de Carlos Mattos, quien fundó la agencia comercial y la consolidó durante más de 20 años, a lo largo de los cuales importó y vendió cerca de 200 mil vehículos. En enero pasado, Eljuri debió sacar del país todos aquellos vehículos que importó en 2016, pues la legislación colombiana impide vender automotores nuevos fabricados en años anteriores.

Eljuri no solamente resistió el tren de gastos de esas importaciones y el mantenimiento de su red de exhibición y ventas congeladas por la justicia, sino que, en una reunión privada, de acuerdo con una fuente consultada por los autores de este reportaje, dijo estar en capacidad de intentar comprar al Presidente de Colombia si llegara a considerarlo necesario para conseguir que la franquicia quedara definitivamente en sus manos.

Conocedores del mercado automotriz en Colombia estimaron que debido a la prohibición que recibió para vender productos Hyundai, Eljuri perdió en este país unos cuatro y medio millones de dólares mensuales, desde octubre de 2015. Indicaron que Hyundai Colombia Automotriz vendía 1.800 vehículos por mes y que el ecuatoriano probablemente se vio comprometido con la firma matriz a vender unos 2.000. Estas cifras no las confirman ninguno de los dos grupos en disputa.

De acuerdo con el Servicio de Rentas Internas de Ecuador, SRI (el equivalente a la DIAN colombiana) Eljuri posee la fortuna de apariencia más creciente y bienes más deslumbrantes de ese país. Por encima, incluso, de los grandes millonarios mexicanos o colombianos cuyos patrimonios y posesiones nominales superan ampliamente a las del nuevo magnate ecuatoriano.

De acuerdo con los registros correspondientes del SRI, revisados para este reportaje, el Grupo Eljuri posee 327 empresas y fideicomisos que desde 2007, cuando comenzaron los gobiernos consecutivos de la "revolución ciudadana", de Rafael Correa, han crecido como la espuma.

Las cifras oficiales que maneja el SRI indican que en 2008  ese grupo recibió ingresos totales por USD $ 1’279.043.017 y su participación en la economía del país fue del 2,23 por ciento. Cuatro años después, en 2012, subió a USD$ 2’143.053.239 de ingresos y una participación de 2,49 por ciento.

Hoy día, la vida de los ecuatorianos depende en alto grado de los Eljuri: importan y fabrican más que nadie todo tipo de electrodomésticos; operan el sistema TV Cable, que ofrece internet, televisión pagada y telefonía fija; representan las marcas de automotores Hyundai, Kia, Volkswagen, Ford, Skoda y distribuyen la marca de motocicletas Suzuki. Poseen una industria cerámica de primer orden y controlan el sistema de embotellamiento y distribución de licores y perfumes. En todos los campos en los que están metidos dominan el mercado.

El patriarca actual de la familia, Juan Eljuri Antón, es descrito por parientes y por otros empresarios de ese país como un hombre agresivo en los negocios que emplea a fondo todo su poder económico cuando se propone imponer su voluntad.

Este conglomerado familiar fue desnudado por su presencia notable en los llamados Panamá Papers. Los diarios holandeses Trouw y Het Financieele Dagblad publicaron en abril del año pasado historias sobre cómo Juan Eljuri utilizó los servicios de la firma panameña de abogados Mossack Fonseca (MF) para beneficiarse con las más altas ganancias posibles en un millonario contrato que firmó con el Gobierno de Ecuador para entregar 4.157 carros patrulleros marca Kia, destinados a la Policía Nacional, por un valor de USD $196,190,014.84.

En la primavera de 2015, Juan Eljuri propuso una idea que MF canalizó a través de una empresa de servicios corporativos de Suiza: pidió que las piezas de automóviles fabricadas por una de sus empresas en Brasil (Rontan) fueran enviadas a Ecuador al doble de su costo original sin que las autoridades fiscales brasileñas o ecuatorianas se dieran cuenta.

Los diarios holandeses contaron que MF gestionó ese pedido con la firma Infintax que, a su vez, utilizó a la empresa suiza YouSee para comprar, por medio de fiducias, piezas de automóviles de Rontan y luego las vendería al doble del precio a la filial ecuatoriana de Eljuri, Pronae. Se reconocieron facturas falsificadas y documentos de embarque que le dieron aspecto de legitimidad al proceso de compra.

Uno de los diarios holandeses mencionados, informó: “Cada mes, YouSee enviaría más de medio millón de dólares a Pronae en Ecuador y pagaría a Brasil la mitad. La operación debe continuar hasta diciembre de 2017 -se trata de un total de aproximadamente USD 15 millones. La mitad enviada a Eljuri por esa vía quedaría sin ser vista por el recaudador de impuestos. Para eso, Infintax hizo uso de la filial suiza, y la cuenta bancaria relacionada, con USD 400.000, para mantener las operaciones. Infintax reacciona e informa que el proyecto nunca se materializó en última instancia. Sobre las razones de ello, la oficina no dice nada”.

Los informes de los diarios holandeses fueron traducidos en Ecuador por el portal de investigación Plan V pero ninguna autoridad ha examinado ese contrato que celebró el Ministro del Interior con Eljuri.

Exportaciones ficticias

El Grupo Eljuri, a través del Banco del Austro, de su propiedad, fue nombrado en la participación de exportaciones ficticias entre Venezuela y Ecuador. El caso se originó con base en el acuerdo que a fines de 2008 Rafael Correa y Hugo Chávez impulsaron para la creación del Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE), una estructura de pagos basada en el cruce de cuentas entre bancos centrales de los países miembros de la hoy moribunda Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA). Este sistema movió entre Caracas y Quito exportaciones e importaciones por montos que superaron los USD 1 000,000,000. No obstante, muchas de esas transacciones fueron ficticias y sirvieron para sacar millones de bolívares de Venezuela con el fin de convertirlos en dólares en Ecuador. En el trayecto final de estas operaciones fueron usados bancos privados corresponsales, avalados por centrales, con el propósito de sacar el dinero lavado a Panamá.

En Ecuador el tema se investiga y se sabe de la participación en él de entidades financieras. El portal informativo Focusecuador publicó, a mediados de 2016, que por ese motivo se incautaron en 2013 USD 57 000 000 a empresas relacionadas con exportaciones ficticias. USD 8 852 318 fueron del Banco del Austro, de los Eljuri.

Se desconoce el estado actual de las investigaciones judiciales.

Correa, aliado de Eljuri

El expresidente Rafael Correa ha sido un leal aliado del grupo Eljuri, del que recibió apoyo económico desde cuando fue candidato a la presidencia en 2006. En la primera oportunidad que se notó la presencia económica del grupo en el apoyo a la campaña, el tesorero era el hermano del candidato, Fabricio Correa, quien después del triunfo fue descubierto como prominente contratista de grandes obras del Estado. Estas corruptelas las denunciaron en el libro 'El Gran Hermano' los periodistas Cristian Zurita y Juan Carlos Calderón.

Fabricio Correa explicó cómo el Grupo Eljuri lo ayudó en sus negocios siendo ya hermano del Presidente de la República: “Ellos quisieron introducir la línea de volquetas Hyundai, entonces me hicieron una propuesta: "¿No te interesa Hyundai?". Fabricio asegura que preguntó por las ventajas que tendría y, dice, le respondió Eljuri: “Yo te financio. Entonces, les compramos 48 volquetas, nosotros fuimos el conejito de Indias de Hyundai de Eljuri, entonces nos da un crédito del Banco del Austro [de los Eljuri], por eso le digo que debo hartísima plata...”.

Fabricio, además, recibió un crédito-puente del Banco del Austro para iniciar las obras de construcción que el gobierno de su hermano le había adjudicado.

Ese banco de los Eljuri fue fundamental en la entrega de un crédito al primo de Rafael Correa, Pedro Delgado, expresidente del Banco Central del Ecuador y cónsul en Miami, donde aún vive prófugo de la justicia de su país. Las publicaciones de Panamá Papers son fundamentales para entenderlo: El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) reveló que en 2012  el Austrobank Panamá S.A., filial del Grupo Eljuri, "concedió una hipoteca en favor de Delgado y su esposa. La hipoteca, de USD $190.000, supuestamente fue para la compra de una casa en North Miami Beach".

En Ecuador se ha denunciado que Delgado se benefició con créditos estatales que fueron cobrados por terceras personas no identificadas (se ha planteado que una de ellas habría sido el propio expresidente Rafael Correa, quien lo ha negado) y el estratégico préstamo del Austrobank le ha servido para camuflar ingresos virtualmente ilegales que recibió.

En sus informes, El ICIJ informó:"Un agente de Austrobank, de Eljuri, envió un correo electrónico a Mossack Fonseca para obtener asesoramiento legal. El primer despacho de abogados contactado por Mossack Fonseca declinó procesar el préstamo con el argumento de que el prestatario se negaba a cumplir con la documentación estándar requerida para extender una hipoteca. 'Hay demasiados agujeros en esta transacción', escribió el abogado. 'Me preocupan las objeciones del prestatario. Aquí hay algo que no huele bien, en mi opinión ', agregó. Pero Mossack Fonseca encontró otro abogado que procesó la hipoteca en Miami. Delgado ha confirmado a la cadena Univisión que era dueño de una propiedad inmobiliaria en Miami".

Los Panamá Papers pusieron de manifiesto que Eljuri es uno de los grupos económicos de Ecuador que más usa el sistema off shore. De hecho, el SRI ecuatoriano informó sobre seis empresas en Panamá; otras cinco en el Reino Unido y tres en Costa Rica. Trece más figuran en los Panamá Papers y de esas solo dos fueron registradas en Ecuador.

Eljuri y la “lista Clinton”

El espectro empresarial de Eljuri, basado principalmente en comercio exterior, posee fortalezas que parecen afianzarse en la ceguera de las aduanas. En su ciudad natural, Cuenca, existe un distrito aduanero que más parece propiedad de Eljuri que del Estado. Toda su mercadería llega a los puertos marítimos del país sin ser revisada in situ, sólo se realiza una inspección documental que certifica como cierto lo que va escrito en los papeles. Luego, los contenedores marítimos son trasladados a Cuenca, donde las mercancías ingresan a las bodegas de Eljuri. Buena parte de embarques que llegan allí son catalogados como materia prima (bajos en impuestos), que luego de ensamblarse en productos terminados o embotellarse como licores y perfumes de marca, alcanzan altos valores que en nada se compadecen con sus declaraciones aduaneras iniciales.

Voceros de autoridades de Colombia y Estados Unidos dijeron que investigan supuestos suministros de perfumes del grupo Eljuri a la cadena de tiendas La Riviera, del colombiano de origen libanés Abdul Waked, quien en mayo de 2016 fue inscrito en la llamada Lista Clinton de personas y empresas ligadas al narcotráfico, a juicio de Washington. Estados Unidos solicitó la extradición de Waked y la Corte Suprema de Justicia de Colombia la aprobó.

Una nevera llena de relojes

Las revisiones aduaneras a las importaciones de Eljuri en Ecuador no parecen ser muy estrictas. Un par de operarios de Almacenes Juan Eljuri hace algunos años bajaron de un camión una nevera, la cargaron hasta una casa de clase media en Ecuador, la entraron, les firmaron el recibido en una planilla de control de entregas y se fueron a llevar hasta otros domicilios más artículos del hogar. En la noche, los dueños, quienes pidieron no revelar sus nombres, abrieron el aparato importado y se encontraron con que estaba lleno con una fortuna representada en relojes que el almacén vendedor nunca fue a reclamar.

En Bogotá, otra persona contó que cuando vivió en Ecuador le ocurrió algo semejante, pero con botellas de güisqui que estaban entre otra nevera que adquirió en el mismo almacén.


Reportaje de:  Gonzalo Guillén y Cristian Zurita

Fuente:   Plan V




El Grupo Eljuri Atrás Del Pago de Sobornos De... por Ecuadornoticias

9 de septiembre de 2017

Los ovejunos

No ha de ser fácil ser asambleísta de Alianza País por estos días. No saber con certeza si ganaron o perdieron en la elección presidencial, no saber si están en el gobierno o en la oposición, sentir que están flotando en un limbo político apenas sostenido por unos cuantos trucos comunicacionales, astutos y útiles, repetidos por conveniencia. Esos artificios se reducen a tres:

las sumisas ovejunos
Artículo de Lolo Echeverría: Los ovejunos

El primero consiste en negarlo todo. No hay división, no hay pugna entre los líderes, no hay corrupción, no hay alteración de cifras, no hay endeudamiento excesivo. Se trata de una campaña maligna de la oposición, la derecha y el imperio.

El segundo ardid consiste en pedir pruebas. Para sospechar de alguien, para iniciar un juicio político, para hablar de corrupción, de crisis o de sobreprecios hay que exigir pruebas y que las pruebas sean legales, evidentes, documentadas.

El tercer truco es apelar a los principios de la revolución ciudadana, el programa electoral de Alianza País, los derechos progresivos consagrados en la Constitución y el derecho a la presunción de inocencia hasta que los jueces emitan un dictamen.

El primero choca con hechos objetivos a los que deben voltearle la cara y hacerse los sordos cuando les mencionan, esos hechos son reales y grandes como la puerta de un templo; son los sobreprecios y los sobornos; también son hechos las confesiones de los sobornadores de Odebrecht y los sobornados nacionales dispuestos a colaborar; y también los millones entregados al tío, al primo, al amigo…

El ardid de pedir pruebas choca con el hecho de que la Asamblea Nacional nunca cumplió su deber de fiscalizar y acaba de destituir al Contralor por no haber cumplido su tarea, ¿cómo pueden pedir pruebas? También están los enjuiciados y condenados por haber investigado y presentado pruebas; están los correos, las grabaciones y las confesiones a las que se les niega valor.

Apelar a los principios y al programa de gobierno es también una treta porque el programa de gobierno no es un lecho de Procusto ni la presunción de inocencia es patente de corso.

Las triquiñuelas han permitido, hasta ahora, que la mayoría se mantenga en la ambigüedad, que los audaces apelen a la unidad para socapar a los corruptos y que los ingenuos permitan que se les embarre aunque hayan sido pulcros.

Se acabó el tiempo de las dilaciones y las cobardías, se desvanece la artimaña fundamental que consiste en ocultarse los corruptos detrás de los honestos bajo el pretexto de la unidad; ha llegado la hora de trazar la línea que separe a unos de otros; esa línea la puede trazar la Fiscalía mostrando las evidencias y acusando; también la consulta popular trazará una línea. Los asambleístas de Alianza País tendrán que proclamar, ante el país, en qué lado se ubican.

Los ovejunos están obligados a salir del montón para individualizarse, expresar su posición y dejar de ser ovejunos.


Autor:   Lolo Echeverría

Fuente:   El Comercio


Lenín Moreno Hablo Sobre Comportamiento Ovejuno por ecuadornoticias

27 de agosto de 2017

Intríngulis

Qué bestia!, mucho lote es la fiscal Lady Diana Salazar. Qué seriesísima que es. Qué profesional. Qué tranquila. Qué acuciosa. Y qué idiomática. Creo que además del latín, el griego y el ibarreño domina el portugués. Por eso, cuando le llegaron las transcripciones de las conversaciones de los odebrechetes, enseguidita entendió, no como el fiscal Chiriboga que dijo que no sabía cómo se decía vidrio en portugués. ¡Qué importugués que era el Chiriboga ese que había! En cambio, nuestra Lady Di de una tradujo y ¡zas!: Glas.

diana salazar vs jorge glas
Artículo de Francisco 'Pajaro' Febres Cordero

Lo malo fue que apenas la Lady Di pronunció el nombre del vicepresidente se armó un lío que para qué les cuento. O sea, se creó un intríngulis jurídico, como decimos los abogados a los intríngulis, que son los que terminan haciéndonos creer que sabemos todo, cuando en realidad no sabemos nada.

Total, con el Vidrio vinculado, unos salieron a decir que esa vinculación tenía que contar con la aprobación de las dos terceras partes de la Asamblea, mientras otros sostenían que no, que la autorización de la Asamblea solo es necesaria para el enjuiciamiento, no para el vinculamiento.

Pero lo lindo es que mientras los abogados siguen discutiendo las juridicidades de la causa de la discordia y el leitmotiv que produce el embrollón, entre los asambleístas de Alianza PAIS se armó la que Dios que es Cristo: unos decían que sí hay que dar paso a la autorización para que le vinculen al Glas, otros decían que no, aunque el mismo Glas dijo que sí, que den nomás paso a su vinculación. ¡Cómo se pasaron peliando! ¡Cómo discutieron! ¡Cómo se mandaron a la casa de la belga! O sea, no pues ellos, sino los mensajes para que desde la casa vengan las órdenes.

¡Uf!, mucho intríngulis, francamente.

Y entonces, me preguntarán ustedes, si el Glas ya está vinculado al caso Odebrecht y plenamente identificado como Vidrio, ¿ya está aclarado el asunto y, como decimos los juristas, terminado el incidente? Y yo les responderé que ¡qué va a estar acabado! Según parece recién está comenzando.

Verán: aunque el Glas ya está sin comisiones. ¡Ay no, qué bruto!, sin funciones quise decir, se ha conseguido el puesto de chofer de su propia camioneta y se pasa manejando hacia todos los medios de comunicación que existen para decir que ¡ay!, es víctima de linchamiento mediático. ¡Qué pena que me da! ¡Ya lloro! Y entonces, con cara de linchado, ante cada micrófono que le ponen al frente repite que no va a renunciar nunca de los nuncas porque él fue elegido por el pueblo y no por el Gobierno. Y dice que bueno ya, que él renuncia pero si también renuncia el Lenín. Con eso el intríngulis se multiplica hasta límites insólitos porque ni devuelve el cargo ni devuelve a su tío Ricardo y, a la final, nosotros corremos el riesgo de que se quede con el cargo y con su tío. Y con todo lo recolectado en las hidroeléctricas, en las refinerías y en todo mismo.

O sea mucha leguleyada, como dicen los que no son juristas y no entienden que los intríngulis son precisamente para, a nombre de las leyes y mediante los pactos y los chanchullos, hacernos los pendejos.

Autor:   Francisco Febres Cordero

Fuente:   El Universo



Fiscal Diana Salazar Encontró Indicios Contra... por Ecuadornoticias

26 de agosto de 2017

Correístas enloquecidos

Alianza PAIS está siendo carcomido por la transparencia. Cada reparación que intentan en el desvencijado edificio de la corrupción es demolida por nueva información. Ni bien apuntalan un frente, otra estructura del edificio se desploma.

correa glas capaya
Artículo de Juan Cuvi:  'Correístas enloquecidos'

En su desesperada reacción para blindar a sus principales figuras políticas, los correístas no contaron con un factor imprevisto: el flujo extraoficial de información. Acostumbrados a una década de férreo control informativo, hoy no saben qué hacer con tantos sobresaltos. Les faltan dedos para tapar los agujeros de la represa.

En tales circunstancias, al oficialismo le resulta imposible diseñar escenarios. ¿Cómo prever algo que está completamente fuera de su control? Por eso, el itinerario de los escándalos de corrupción ha sido impredecible (para todos, no solo para ellos; hay que reconocerlo). Con el aditamento de que la desconfianza generalizada provoca más confusión. Cada quien se guarda una porción del libreto por interés o por precaución. Y la saca el rato menos pensado. Tal como ocurrió con la repatriación de Capaya a escondidas del Fiscal General de la Nación.

En principio, se supone que Lenín Moreno tiene la sartén por el mango en el destape de la corrupción. A fin de cuentas, es el Primer Mandatario. Pero no hay total certeza al respecto. La filtración de información confidencial para favorecer a los prófugos, por citar solo un aspecto, siembra demasiadas dudas sobre la capacidad de controlar la propia casa. No se diga con la información que proviene de fuentes internacionales, particularmente de los medios de comunicación independientes.

Esto explica la torpeza con que los jerarcas verde-flex se han movido en los últimos meses. Concretamente, desde que estallaron los casos de Petroecuador y de Odebrecht. Nadie en Alianza PAIS sabe cuándo ni por dónde reventará la próxima mina. Ni quietos ni movidos están a salvo. Y las metidas de pata se multiplican, son cada vez más desvergonzadas. Como el viaje a Bélgica de la comisión “mediadora”. A menos que hayan ido a inyectarle Valium al ex Presidente, no se entiende qué tienen que hacer que no puedan hacerlo por teléfono. O por tuiter, para estar más a tono con el momento.

A más de la información, otra rueda suelta puede ser la justicia. ¿Cuánta certeza tienen los correístas de controlar a jueces y fiscales una vez que se rompió el hechizo? El amague de Jorge Glas de someterse a la justicia ordinaria es, por eso mismo, una apuesta riesgosa. Algunos administradores de justicia están rebelándose. Ya aparecen advertencias.

Por su parte, el Vicepresidente ya no transmite ni siquiera una presunción de inocencia respecto de sus propios actos. Echa mano de argumentos tan burdos que parecen un insulto a la inteligencia. O un deseo secreto por autoinculparse. Por ejemplo, negar la relación con su tío o sugerir la renuncia conjunta con el Presidente Moreno por los casos de corrupción investigados. Es obvio que Glas confía únicamente en la venalidad de jueces sumisos que seguramente le deben favores, a él o a su principal protector.

El problema que enfrenta el correísmo siguen siendo las bombas informativas y la fuerza de las evidencias. Hay momentos en que ni el mejor de los amigos puede encubrir la podredumbre. Porque el sistema de corrupción que se montó durante el correato funcionó exitosamente mientras las piezas del rompecabezas encajaban. Mientras sus mentalizadores y operadores podían colocarlas o manipularlas a su antojo. Hoy, varias piezas se han extraviado, y otras están trastocadas. Los jerarcas del correísmo no saben cómo rearmar el rompecabezas de la corrupción y del control político. Están desorientados. Enloquecidos.


Autor:   Juan Cuvi

Fuente:   Plan V

22 de agosto de 2017

¿Hasta cuándo nos ven la cara?

Cada semana que pasa, cada día que transcurre, va siendo más y más evidente que la mafia que nos gobernó por diez años parece que está saliéndose con la suya, asegurándose su impunidad. Las buenas intenciones, y las decisiones del presidente Moreno, que una mayoría de ecuatorianos respalda, al parecer no son suficientes. Diez años no se borran fácilmente. Es casi el período durante el cual gobernaron el nazismo y el fascismo. La mafia no solo que saqueó los fondos públicos, gracias al control que tuvo de las instituciones, sino que ahora esas instituciones –salvo contadas excepciones– se aprestan a cubrirle sus espaldas. Doble crimen. Si ayer la justicia correísta le servía a esta pandilla para perseguir a quienes pensaban diferente, y facilitarle, así, el robo desaforado, hoy, esa misma justicia se apresta a impedir su sanción.

alianza pais mafia pandilla
Artículo de Hernán Pérez Loose:   "¿Hasta cuándo nos ven la cara?"

Es gracias a esa seguridad de sentirse protegidos que esta mafia se da el lujo de burlarse de los ecuatorianos. ¡Cómo se han de reír del país! Que las coimas son un asunto entre privados; que ellas no causan un perjuicio al Estado; que son simple “donaciones de cortesía”; que un buen día aparecen millones en mi cuenta y no sé de dónde vinieron; que le pagaba a un tío millones para que nos ayude a conseguir contratos públicos, y que eso no es delito; que soy el funcionario más auditado de la historia (claro, investigado por un contralor corrupto...); que los audios sí valen para encausar a unos, pero no a otros; que las delaciones no valen pese a que la ley dice lo contrario; que soy coleccionista de pasajes aéreos; que no puedo llegar a un acuerdo con un exministro detenido porque pone condiciones –qué delator no las pone...–; que solo recibo coimas al contado; y así por el estilo.

LEA TAMBIÉN:  "El más corrupto de la historia"

Desde el Departamento de Justicia de los Estados Unidos hasta las fiscalías del Perú o Brasil, deben estar asombrados de cómo en el Ecuador, con las evidencias que existen, pueden seguir muy campantes estos mafiosos, y sus cómplices; cómo siguen tan prepotentes, viajando, insultando, pavoneándose, y cómo sus marionetas pretenden distraernos con chivos expiatorios de poca monta. En cualquier país del mundo los capos de la mafia que nos gobernó, incluyendo al capo di tutti capi, ya estuvieran al menos encausados. La criminalidad moderna ha cambiado radicalmente. Lo que no ha cambiado es nuestra cultura jurídica, y nuestro sistema político e instituciones. Siguen queriendo vernos la cara con la cantaleta que el lavado de activos, el crimen organizado, el enriquecimiento ilícito, etcétera, se deben cometer ante notarios públicos para ser sancionados.

Tal parece, entonces, que la convocatoria a una Asamblea Constituyente resulta inevitable. Una Constituyente que no nazca del poder constituido para encubrir al pasado, como en la Venezuela de Maduro; sino una que nazca de la ciudadanía, como lo prevé el artículo 444 de la Constitución, y que nazca para sepultar a ese régimen fascista y corrupto que nos gobernó. Quizás hasta el presidente Moreno lo agradecería.


Autor:   Hernán Pérez Loose

Fuente:  El Universo


Rafael Correa Le Metió La Mano A La Justicia En... por Ecuadornoticias

8 de agosto de 2017

El inconfesable José Serrano

¿De qué tanto se quejan Rafael Correa y Jorge Glas por las negociaciones y amarres con los Bucaram? Han puesto el grito en el cielo para denunciarlas como el retorno del viejo país, del Ecuador de los repartos, y de ese modo seguir trazando una línea demarcatoria entre el anterior Gobierno, limpio, revolucionario e incorruptible, con el actual de su coideario Lenín Moreno. Glas llega al extremo alucinante de acusar al nuevo Gobierno de querer institucionalizar la corrupción. A quien todos los indicios vinculan con múltiples redes de corrupción, ahora anticipa la ruina moral del leninismo. Una audacia sin límites frente a todo lo que estamos viendo espantados: el tío, el excontralor, los exministros de Energía e Hidrocarburos, los exfuncionarios de Petroecuador, las hidroeléctricas, los pagos por servicios de cortesía… Frente a todo eso, Glas se rasga las vestiduras y Correa truena desde Bélgica.

articulo felipe burbano de lara
Artículo de felipe Burbano de Lara: "El inconfesable José Serrano"

Pero el inconfesable José Serrano, presidente de la Asamblea Nacional, cuyas ínfulas políticas y deseos de poder empezamos a desvelar, se encargó, todo tembloroso frente a las cámaras de Teleamazonas, de callar al expresidente y al actual vicepresidente con el tema Bucaram. Lo hizo mediante una declaración que es a la vez el reconocimiento de un acto inconfesable pero justificado por los fines nobles que buscaba: salvar el proyecto político y de paso a Glas. Serrano admitió un viaje a Panamá junto con Eduardo Mangas, una de las figuras más importantes del gobierno de Moreno. Al hacerlo, lanzó más suciedad a esta transición desquiciante que vive el Ecuador. “Pero lo que sí le puedo decir es que estos son los costos de proteger y defender a este proceso político. Y en ese proceso político, a nuestro vicepresidente de la República, Jorge Glas…”. Los hechos empiezan a coincidir. Abdalá Bucaram volvió, Dalito cerró su venenosa boca, y semanas después Correa empieza a denunciar el retorno del viejo país.

Las declaraciones de Serrano son extraordinarias por su franqueza y desvergüenza y a la vez porque constituyen una bomba política en contra de la revolución ciudadana. Es suficiente volverlas a reproducir para dimensionar su escandaloso significado: “Yo no voy a polemizar sobre el tema del viaje (…). Hemos tenido que tomar acciones durante el proceso de la campaña para que efectivamente ese proceso (se refiere a la revolución ciudadana) pueda ser el que triunfe en las elecciones del pasado 2 de abril. Entonces, en esa perspectiva, lo fundamental aquí es que nosotros y yo personalmente he hecho absolutamente todo lo que tenía que hacer para que este proceso triunfe, de manera legal, de manera lícita, de manera transparente, en esas elecciones (…)”. Causa risa su postura. De manera legal y transparente, dice. ¿Qué entiende Serrano por esas palabras? Si sus acciones son tan transparentes y lícitas, por qué pidió en la misma entrevista guardar los pormenores del viaje.

No cabe especular aquí sobre el costo al que se refiere Serrano para salvar el proceso y a Glas. Debe explicarlo él. Por lo pronto, basta recordar la expresión coloquial el pez por su propia boca muere. Frente a las acusaciones de Correa y Glas, Serrano se sintió obligado a contar el viaje a Panamá, pero al hacerlo hundió más a todos, lanzó una nueva estela de dudas e interrogantes sobre esta transición política marcada por el colapso de la estructura de poder de Alianza PAIS y la decadencia moral de su liderazgo. Y Glas advirtiéndonos de la corrupción en ciernes.

Autor:   Felipe Burbano de Lara

Fuente:   El Universo


José Serrano Reveló Que Viajó A Panamá Para... por Ecuadornoticias
Síguenos en nuestras redes sociales