Mostrando las entradas con la etiqueta Alexis Mera. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Alexis Mera. Mostrar todas las entradas

11 de diciembre de 2017

Alexis Mera habría recibido US$ 4.6 millones en sobornos de Odebrecht

Alexis Mera, exsecretario jurídico de la Presidencia durante el Gobierno del expresidente Rafael Correa, habría recibido 4.6 millones de dólares en sobornos de la compañía brasileña Odebrecht.

alexis mera recibio sobornos odebrecht
El exsecretario jurídico de Rafael Correa habría recibido 4.6 millones de dólres en sobornos de Odebrecht

El exvicepresidente de Odebrecht para Latinoamérica, Luis Antonio Mameri, confirmó que el dinero de los sobornos entregados entre 2010 y 2013 a Carlos Pareja Cordero -primo de Carlos Pareja Yannuzzelli- fueron para obtener favores del entonces Secretario Jurídico de Rafael Correa, Alexis Mera.

Luis Antonio Mameri y José Conceição Santos -el delator de Odebrecht- aseguraron ante los fiscales brasileños que los US$ 4.6 millones entregados a Pareja Cordero, a través de la empresa Dramiston Limited, tenían como destino final a Alexis Mera.

Santos indicó que los pagos se realizaron para que Mera pudiera ayudar en el retorno de la empresa Odebrecht al Ecuador, luego de que fuera expulsada del país en septiembre de 2008.


11 de octubre de 2017

Alexis Mera renunció a su candidatura a embajador en Estados Unidos

El exsecretario jurídico de Rafael Correa, Alexis Mera, renunció a su candidatura a embajador de Ecuador en Estados Unidos. El Gobierno de Lenín Moreno solicitó hace 100 días (el 30 de junio) al Gobierno de Estados Unidos su beneplácito para designar a Mera como embajador de Ecuador, pedido que nunca fue atendido.

alexis mera renuncia embajada ecuador
Alexis Mera renunció a su candidatura a la embajada en Estados Unidos

Alexis Mera solicitó a la canciller María Fernanda Espinosa que se retire su nominación como embajador del país en los Estados Unidos. El exfuncionario del correísmo señaló que debido al tiempo transcurrido, él 'ha asumido compromisos profesionales de carácter permanente que le hacen imposible trasladar su domicilio a ese país".

27 de septiembre de 2017

Jorge Glas está hundido hasta el cogote

Jorge Glas no debe estar durmiendo. Hoy José Conceiçao dos Santos, exresponsable de Odebrecht en Ecuador, derrumbó su sistema de defensa que estuvo basado en tres ejes: no hay ninguna prueba contra mi. Si mi tío incurrió en ilegalidades, tendrá que responder por haberse tomado mi nombre. Odebrecht no me pudo coimar porque en el gobierno de la Revolución Ciudadana esa empresa fue expulsada del país y yo, personalmente, saqué a su representante de mi oficina.

jorge glas carcel
Artículo de José Hernández: "Jorge Glas está hundido hasta el cogote"

José Conceiçao dos Santos reconstruyó, desde el consulado de Ecuador en Sao Paulo, los mecanismos usados por Odebrecht para obtener 5 contratos a cambio de repartir coimas por $32,1 millones. Su testimonio fue recibido en la Corte Nacional de Justicia, por videoconferencia. El exdirectivo de la firma Odebrecht tejió la trama que relaciona a Jorge Glas con su tío e involucró a otros exfuncionarios como Esteban Albornoz, Rafael Poveda, Alexis Mera, Carlos Pólit e incluso a Carlos Pareja Cordero. El nombre de Rafael Correa también apareció en su testimonio.

Glas había pretendido no saber nada sobre las actividades de su tío; preso, entre otras cosas, por haber recibido coimas de Odebrecht. Y haberlas recibido por su relación estrecha con un alto funcionario del gobierno de Correa. Hoy el ex directivo de la firma brasileña puso fechas, mecanismos y detalles a lo que parecía una evidencia: Rivera lo buscó en 2011 y le dijo que él intermediaba los negocios del sector estratégico para Glas. A Rivera le empezaron pagando dos millones de dólares para tener acceso a Jorge Glas cuando era ministro de los sectores estratégicos. Él pidió el 4% del monto de los contratos ganadores como coima; pretensión que se redujo a 1% y luego aumentó a 1,3%. Esos pagos garantizaban el acceso directo e incondicional a Glas. Con él se reunió dos o tres veces por año, en su oficina, donde Glas se sentía protegido. En su testimonio, dice haber entrado sin ser registrado a la Vicepresidencia desde donde Glas daba órdenes (a Poveda, a Albornoz…) según sus pedidos. Poveda y Albornoz eran los encargados de sacar la gente que estorbaba.

Glas y su gente cambiaban los pliegos de las licitaciones para que Odebrecht ganara los contratos. Citó cinco: el poliducto Pascuales-Cuenca, el trasvase Daule-Vinces, la hidroeléctrica Maduriaco, la remoción de tierras de la Refinería del Pacífico y el Acueducto La Esperanza.

Carlos Polit lo chantajeba para no emitir glosas y sacar informes favorables… Según dos Santos, el excontralor recibió $10 millones y Carlos Pareja Cordero pidió cinco millones para Alexis Mera, pero él dijo no saber si Mera recibió los 3.5 millones que finalmente entregó. ¿Y Rafael Correa en todo esto? ¿Nada sabía? El delator dijo que Glas le pidió un millón de dólares para la campaña de 2014 y que él solicitó ese financiamiento a Brasil. Glas firmaba las cartas que escribía Dos Santos con su requerimiento. Odebrecht, según el testimonio, no pagó y el delator dice haber sugerido a Glas que sacara el dinero de lo que ellos ya habían pagado…

Este testimonio, que ahora está en manos de jueces y fiscales, destroza la defensa que hasta ahora ha mantenido Jorge Glas. Lo ubica en el centro de la corrupción provocada por Odebrecht y, posiblemente, también de los contratistas chinos, evocados de paso en esta audiencia. El tío recibió coimas por ser el operador con la firma brasileña. Glas fue, dice el delator, quien gestionó el regreso de Odebrecht a Ecuador. Él hizo posible que esa empresa pudiera hacer lo que estimó adecuado en cada proyecto instruyendo a ministros y funcionarios bajo su mando. Él dio la orden de sacar a aquellos que estorbaban.

Políticamente Glas está muerto y judicialmente queda a pocos pasos de ser detenido. Su show tiene hoy un muro difícil de escalar: el testimonio del hombre que repartió 32 millones de dólares a nombre de una empresa que no solo corrompió políticos: montó un sistema para que aquellos que recibieron coimas no puedan negarlo. Odebrecht no había dado la lista de beneficiados de esas coimas. Hoy la develó parcialmente. Ahora la pelota está en el campo de la Fiscalía y de los jueces.

Jorge Glas, todavía Vicepresidente de Ecuador, la debe estar pasando muy mal…


Delator de Odebrecht Revela Que Pago USD 32... por ecuadornoticias

Autor:   José Hernández

Fuente:   4 Pelagatos

24 de julio de 2017

Alexis Mera fue llamado a declarar en la Fiscalía

El exsecretario jurídico de Rafael Correa, Alexis Mera, fue llamado a declarar en la Fiscalía General en torno al caso de presunto delito de asociación ilícita, en el que está procesado Ricardo Rivera, tío del vicepresidente Jorge Glas.

alexis mera corrupcion ecuador
Alexis Mera deberá acudir a declarar en la Fiscalía General

Además de Mera deberán declarar otros tres exfuncionarios del correísmo: los exgerentes de Petroecuador, Marco Calvopiña y Pedro Merizalde; y Rafael Poveda, exministro coordinador de los Sectores Estratégicos.

Ricardo Rivera está siendo investigado por supuesta asociación ilícita relacionada con el escándalo de sobornos de la constructora Odebrecht a varios altos funcionarios públicos del Ecuador.

18 de julio de 2017

Alexis Mera, una vergüenza

Alexis Mera encarna de la manera más acabada el baile de máscaras y camisetazos que define al momento poscorreísta que vive el Ecuador. De ser un fiel servidor de Rafael Correa, de haberse proclamado en varias ocasiones revolucionario convencido –lo cual en sí mismo era una demostración de que la revolución nada tenía de revolucionaria– hoy no tiene el menor empacho en aceptar –las malas lenguas dicen que se palanqueó hasta el cansancio– su nombramiento como embajador en Washington.

articulos opinion sobre alexis mera
Artículo de Felipe Burbano de Lara: "Alexis Mera, una vergüenza"

Tres reflexiones trae el “caso Mera”. Primera, su inconsistencia ideológica. No tiene ningún problema en pintarse del color ideológico que sea necesario para obtener gracias del poder. Fue asesor de Febres-Cordero, luego diez años de Correa y ahora se alineó rápidamente con Lenín Moreno. Mera se proclamó militante y servidor de un gobierno que levantó la bandera nacionalista, impugnó los tratados de libre comercio, defendió hasta el final la tragedia venezolana, levantó una retórica antiimperialista, proclamó una tesis fuerte de soberanía, y ahora irá a los Estados Unidos a representar a un gobierno que anunció un giro en las relaciones con ese país, su voluntad de recomponer íntegramente los vínculos diplomáticas y rehacer también los lazos con los organismos financieros internacionales. El revolucionario Mera se presta para cualquier cosa.

En segundo lugar, retrata la deslealtad que tanto le irrita a Correa del gobierno de su sucesor. Mientras el exlíder político despotrica contra Moreno, con acusaciones tan graves y dolidas, Mera hace maletas para irse a Washington. Mera es de los pocos excolaboradores íntimos de Correa –el otro es Ricardo Patiño, quien rápidamente aceptó un cargo de asesor político para trabajar junto con Gustavo Larrea– que no se han pronunciado sobre las críticas del expresidente al nuevo gobierno ni han pedido coherencia como lo hicieron los hermanos Alvarado. Ha guardado un silencio que habla de sus débiles convicciones y pobres lealtades.

LEA TAMBIÉN:  Alexis Mera fue expulsado del restaurante Rincón de Francia

Tercera, muestra la propia inconsistencia de Moreno y los límites y ambigüedades de su gobierno. Mera es el responsable de muchas de las leyes más restrictivas de los derechos diseñadas por la revolución ciudadana –el Código Penal, la Ley de Comunicación– del manejo y control de la justicia, y de mantener a la Fiscalía y Contraloría –ahora sabemos quién era el contralor– bajo el dominio del Ejecutivo. Fue operador jurídico y político de un gobierno autoritario y represivo. Y a este señor, que construyó jurídicamente el aparato correísta, que siempre encontraba caminos legales para que la revolución operase políticamente, Moreno lo premia con la embajada en Washington. No hay coherencia ni consistencia de ninguno de los dos lados.

En personajes como Mera, la Revolución Ciudadana muestra sus penosas inconsistencias políticas y Alianza PAIS su deriva ideológica. A él se suman personas como Rosana Alvarado, Paola Pabón, Richard Espinosa, el propio Patiño, por dar solo unos pocos nombres, que entran en el giro y dan el camisetazo sin ruborizarse. En Washington, Mera irá a cumplir una agenda de reconciliación, de acercamiento, a sepultar las proclamas nacionalistas y socialistas del siglo XXI. Una vergüenza para Alianza PAIS, para la alicaída Revolución Ciudadana y para el gobierno de Moreno.


Autor:   Felipe Burbano de Lara

Fuente:  El Universo


Alexis Mera Defiende A Ricardo Rivera, Tío De... por Ecuadornoticias

31 de enero de 2017

Alexis Mera contrató un estudio jurídico en Brasil

La periodista brasileña Mõnica Bergamo informó que el Gobierno de Ecuador ha contratado a un bufete de abogados en Brasil para que intervenga en el caso Lava Jato. La semana pasada Alexis Mera, secretario jurídico de la Presidencia del Ecuador, presentó una solicitud en el Ministerio Público de Brasil para tener acceso a los nombres de los funcionarios públicos ecuatorianos acusados de recibir 33.5 millones de dólares en sobornos de la empresa Odebrecht.

gobierno ecuador contrato abogados brasil
Alexis Mera contrató un bufete de abogados en Brasil

La constructora Odebrecht ya ha enviado una carta a las autoridades ecuatorianas diciendo que va a cooperar en el esclarecimiento de los hechos. La información sobre los sobornos pagados por la empresa Odebrecht fue divulgada inicialmente por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

16 de febrero de 2016

Rafael Correa: un mentiroso con método científico

El método correísta para el establecimiento de la verdad se parece sospechosamente a los procesos sumarios que usaban los tribunales de la época del terror durante la Revolución Francesa: para mandar a alguien a la guillotina sólo se requiere del testimonio de un enemigo o un malqueriente. No hacen falta evidencias ni demostraciones, no se permite argumentos de defensa y nadie asume la carga de la prueba. Basta con una fuente que nadie corrobora.

articulo de roberto aguilar sobre rafael correa
Artículo de Roberto Aguilar: "Rafael Correa: un mentiroso con método científico"

–Señor ministro, ¿es cierto lo que ese politiquero corrupto disfrazado de periodista dice, llevado por su odio?
–No, señor presidente.
–Queda demostrado que mintió.

Palabras más, palabras menos, esta escena se repite cada sábado.

Luego mandan a alguien de la Secom o El Ciudadano a buscar un intelectual orgánico de la academia correísta para que se invente una teoría que legitime ese expediente. Así como Alexis Mera siempre encontrará la figura que justifique cualquier aberración jurídica, los académicos amigos de la Flacso o el IAEN siempre hallarán la vuelta teórica de lo que se les ponga por delante. No interesa cuán obtusa llegue ser su explicación (que en ocasiones bate récords), para efectos de la propaganda lo que importa es que alguien ponga la jeta.

Isabel Ramos, por ejemplo, catedrática de la Flacso. En la última sabatina echaron a correr un video en que aparece con aires de estar hablando cosas inteligentísimas. Pero lo que dice es esto: “No está siendo respetado nuestro derecho a la información porque justamente hay parcialidad, hay una sobredeterminación de un solo tipo de fuente, hay una presencia privilegiada de ciertos actores con palabras respecto a otros actores que están silenciados, hay ciertos aspectos de la cuestión legal que no nos están contando. Me parece que esto es violar derechos a la información”. Considérese que está hablando del manejo informativo en torno a la crisis del Issfa, tema en el cual, en efecto, “hay ciertos aspectos de la cuestión legal que no nos están contando” los voceros del gobierno; y ciertos actores que, también es verdad, están silenciados (Marcela Aguiñaga y Javier Ponce, por ejemplo), pero por voluntad propia. Sin embargo, los que violan el derecho a la información, según ella, son los periodistas. Por lo demás, lo que fuera que quiso decir con eso de “sobredeterminación”, está claro que la palabra es incorrecta. Sí, tiene más de cinco sílabas y eso le confiere gran prestigio en el mundo del que Isabel Ramos forma parte, pero en el contexto no quiere decir nada. Y hablar sin decir nada, ¿no es una violación flagrante del derecho a la información? Hay que tener jeta.

No importa. Con que hable el ministro de turno y desmienta sin aportar prueba alguna lo que algún periodista ha dicho; con que hable el o la académica de turno y despache cuatro pendejadas con cara de solvencia intelectual a toda prueba… Con eso basta. Los chicos de la Secom ya pueden darse el gusto de sacar la manito con el sello de caucho sobre la pantalla. ¡Mentira comprobada! Es el procedimiento correísta de construcción de la verdad. Simple y puro. Sistemático. Casi científico.

A Janeth Hinostroza le sometieron a ese procedimiento en la última sabatina. En el noticiero de Teleamazonas ella había mostrado las imágenes de un grupo de manifestantes frente al ministerio del Ambiente y los había identificado como “funcionarios públicos del ministerio del Ambiente en horas de trabajo, incumpliendo con sus labores”.

¿Es verdad eso?, preguntó Rafael Correa a su ministro, Daniel Ortega. Y él, disciplinado y enjundioso: “Se les acabaron los argumentos, señor presidente, están desesperados. Esto es una completa mentira. Lo que vimos ahí son jóvenes, son jóvenes que son dueños de la moral revolucionaria, que han retomado una nueva dignidad gracias a este proyecto político que nos da una patria hacia adelante. El día que están concentrados no son horas laborables y son jóvenes de todo el país, no sólo son miembros del gobierno”.

¿No sólo? ¡Menos mal! La construcción de la verdad correísta pasa por alto estos detalles, quizás ahogados en medio de tanta retórica barata. Y hace de la vista gorda con las pequeñas mentiras. Por ejemplo, el hecho de que las mismas banderas (que pertenecen a un grupo juvenil del ministerio) fueran vistas más tarde en la concentración de la Plaza Grande contra “los golpistas” del Issfa, significa que el ministro faltó a la verdad cuando dijo “el día que están concentrados no son horas laborables”. Esto ocurrió el miércoles 10 de febrero. ¡Mentira comprobada!

–Muy claramente, Daniel –pregunta Correa–: lo que saca esta señora en Teleamazonas, ¿son funcionarios públicos en horas de oficina? ­

“No sólo”, pudo repetir el ministro. O sincerarse y responder: era miércoles. En su lugar, cumplió con lo que se esperaba de él:

–No, presidente.
–Ya. Esta señora mintió. Este es el periodismo deshonesto.

Basta con la palabra de un funcionario con el suficiente instinto de conservación como para saber qué puede decir y qué no en una sabatina. Y listo. Para Rafael Correa el proceso de construcción de la verdad tiene su ciencia: la ciencia de la puesta en escena.

Ese es el honestísimo presidente que tenemos. Su imagen pública se levanta sobre una retórica de la verdad, de la pureza de espíritu, de la transparencia, de la superioridad moral. Cada sabatina es un nuevo capítulo de la santa cruzada que ha emprendido contra la mentira. Rafael Correa el intachable, Rafael Correa el de las manos limpias, Rafael Correa el íntegro, el ético, el honorabilísimo. Hay que verlo retorcerse de la irritación contra aquellas minúsculas personitas que no le llegan ni a los tobillos en cuestión de dignidad y de valores. Hay que oírlo indignarse contra la mentira, contra la mediocridad moral propia de los perdedores, los amargados, los que no saben sino odiar. ¡Cuánto teatro! En qué consumado actor se ha convertido el presidente. Basta con rascar apenas sobre la superficie de esa verdad luminosa que el presidente de la República dice defender para descubrir que está construida sobre la más metódica y sistemática aplicación de la corrupción de valores y de la mentira. Una mentira que, para afirmarse a sí misma y proclamar su superioridad, recurre a burdos y precarios procedimientos como el descrito en este artículo. Con cuánta naturalidad el presidente convierte la mentira en verdad y la verdad en mentira. Ya ni siquiera se trata de que Correa mienta: es que en su retórica no hay una sombra de verdad. Ningún pudor. Ni el menor sentido de vergüenza.


Autor:  Roberto Aguilar

Fuente:  4pelagatos.com
Síguenos en nuestras redes sociales