5 de agosto de 2016

Señor alcalde, usted lleva a Quito al pasado

Señor alcalde:

Cuatro meses han pasado desde que usted y Alejandro Larrea, gerente de la EPMMOP, inauguraron las obras de la vía Guayasamín. Cuatro meses desde el día en que los quiteños se enteraron de que usted había tomado una decisión tan crucial sin que la opinión pública pudiera evaluarla siquiera. En cuatro meses usted ha hecho maravillas: adjudicó un contrato a dedo; ocultó información de interés público; consintió que la EPMMOP se convierta en una república independiente que no rinde cuentas a nadie… En una palabra: usted probó, con un contrato tan grande, que su alcaldía es opaca. Y, de paso, puso bajo sospecha todo lo que ha hecho en dos años de administración municipal.

mauricio rodas alcalde de quito
Artículo de 4 Pelagatos: 'Señor alcalde, usted lleva a Quito al pasado'

Usted llegó a la alcaldía con la promesa de campaña de hacer una nueva política. ¿Es nueva política servirse del peor de los modelos correístas de contratación, ése de las alianzas público-privadas? ¿Es nueva política desechar un proceso de licitación en que las propuestas giraban en torno a los 70 millones de dólares para contratar a los chinos a dedo por 131 millones? ¿Es nueva política chantajear a la opinión pública haciendo creer que los críticos de ese contrato no quieren soluciones reales al problema vial y de movilidad en Quito? ¿Es nueva política aparentar transparencia con un arrume de cajas llenas de papeles viejos?

Usted tiene 41 años y se vendió como el rostro nuevo de la política ecuatoriana. Y sí: la política ecuatoriana necesita nuevos rostros, pero con nuevas ideas y con prácticas que no riñan con la ética. ¿Calza usted ahí, señor alcalde? ¿Por qué usted no ha dado la cara? ¿Por qué usted evade los debates con expertos y envía a subalternos que dicen generalidades?

¿Es ese el perfil de nuevo político que usted propone? Veámoslo: usted firma un contrato sin contárselo a nadie. Luego se sorprende de que le hagan preguntas por el contenido de lo firmado. Se escuda en un modelo de contratación que le permite ser opaco. Denigra a quienes lo critican: los acusa de oponerse a que Quito avance. Admite dialogar, siempre y cuando sea para mejorar lo que ya firmó. Mientras tanto, la obra sigue adelante. Y sigue adelante por una sola razón: el contrato ya está firmado. ¿No está haciendo usted lo mismo con las canchas sintéticas que su alcaldía está construyendo en los barrios? ¡Cómo se parece todo esto a lo que se hacía en el pasado y se sigue haciendo con el correísmo! La única diferencia es que ahora lo hace usted. Con su rostro nuevo de 41 años y su sonrisa Colgate.

Si esa es la nueva política que propone para reemplazar al correísmo, hay que aceptar que usted logra una doble proeza: copiar la esencia del correísmo en contratación pública y resucitar las peores prácticas del pasado. ¿Así nutre usted sus obsesiones presidenciales? ¿Este tipo de administración es lo que usted imaginaba que Quito buscaba cuando decidió votar por usted porque ya no quería a Augusto Barrera?

¿Ese es el modelo de liderazgo y de administración pública que aprendió usted en México? ¿Adjudicar obras a dedo, esconder los contratos y no dar la cara? ¿Tergiversar los debates, menospreciar a los críticos y conformar un ejército de trolls para hostigarlos, como hace el correísmo? ¿Esos son los activos que usted está poniendo sobre la mesa de negociación con el movimiento CREO? ¿Para eso quiere usted poner a todos los asambleístas por Pichincha? ¿Esto que hace con Quito es lo que quiere proponer al país cuando entre en campaña abierta por la presidencia?

Usted tiene 41 años y un rostro nuevo. Pero está retrocediendo Quito a décadas de opacidad y sospechas de corrupción que cualquier demócrata ansía superar.

De usted,
4pelagatos


Fuente:  4 Pelagatos

Tus comentarios son muy importantes para nosotros. Por favor no dudes en escribirnos por cualquier inquietud que tengas.

El Equipo de Ecuador Noticias
EmoticonEmoticon

Loading...