4 de marzo de 2016

Correa: 76 segundos miserables sobre SOLCA

El Estado debe más de 130 millones de dólares a la Sociedad Ecuatoriana de Lucha contra el Cáncer (SOLCA). Ésta adeuda más de 40 millones a sus proveedores de medicinas e insumos. La reserva de medicamentos de los hospitales alcanza para tres meses. Todo lo cual pone en peligro la atención médica a más de un millón de pacientes que esta institución, creada en 1953 y sin fines de lucro, recibe cada año.

rafael correa deuda a solca
Artículo de 4Pelagatos: Correa: 76 segundos miserables sobre SOLCA

Para el presidente de la Republica, la suerte de ese millón de pacientes “no es un tema muy interesante”. Lo dijo el jueves en una rueda de prensa en Zamora Chinchipe. Ahí, en respuesta a una pregunta planteada por un periodista de Ecuavisa a quien la próxima vez, dijo, no le dará la palabra, habló del tema durante un minuto y 16 segundos. Y sí: no sólo lo dijo. Lo refrendó con cada movimiento, cada gesto, cada modulación de voz. Porque con Rafael Correa el lenguaje corporal es lapidario.

Reclinarse en el sillón, echar los hombros hacia atrás y sacar el pecho al mismo tiempo no es una posición común en ningún caso. Añádase el gesto de batir el aire con la mano suelta, los dedos separados, la palma dirigida hacia abajo como espantando un mosquito, como sacándose un mal olor de encima. Y la sonrisa agria, los ojos entornados, el ceño fruncido. Ni más ni menos. Hay que ver al presidente. Hay que percibir todo lo que es capaz de proyectar: su sentimiento de superioridad, su desdén, su inabarcable desprecio. No es siquiera un gesto de cinismo, es peor: relacionado con el tema del que trata (los enfermos de cáncer, nada menos), es un gesto de inhumanidad profunda.




SOLCA revela la dramática crisis económica que vive el gobierno y que el Presidente niega. De un lado, no se han entregado los fondos establecidos en el Código Monetario que fue aprobado por este gobierno (22 de agosto del 2014) y que dispone que el impuesto del 0,5% a las Operaciones de Crédito se transfiera a esa institución de salud. Eso representa $62,5 millones a escala nacional. 27,5% de ese monto corresponde al Núcleo Quito, que realiza mensualmente, según dijo el Presidente Ejecutivo, Solón Espinoza, un promedio de 12.800 atenciones médicas. Y que presta atención en once provincias, en hospitales de Quito, Riobamba, Ambato y en los centros de atención de Santo Domingo de los Tsáchilas e Ibarra.

Además, el gobierno tampoco se pone al día con las facturas por los pacientes que el Ministerio de Salud envía a SOLCA. 2.800 hasta la fecha si se cuenta desde el inicio de 2015. El monto pendiente por este rubro suma $32 millones. Hay más cuentas y remanentes. Los directivos de SOLCA informaron que, de las atenciones de 2012 y 2013, hay un saldo no pagado de  $3.5 millones. El total de la deuda asciende, en definitiva, a más de $130 millones si se suman las facturas del Ministerio de Salud, el IESS, el Issfa y el Isspol.

La reacción del Presidente no se compadece con el grito de angustia que han lanzado los directivos de SOLCA. Pero él ha hecho escuela: su ministra de Salud, Margarita Guevara se atrevió a acusar a los directivos de Solca de utilizar a los pacientes para “ejercer presión por sus intereses”. Su actitud y la del presidente, plagadas de desdén y altanería, parece diseñada para complacer a su galería de seguidores. Y nada más. Porque medio minuto después, o en la siguiente ciudad de su agenda, el presidente termina reconociendo que sí, que están atrasados en los pagos. Por el precio del petróleo o lo que fuese. Y termina hablando sobre un hospital de pacientes de cáncer como si se tratara de una fábrica de tubos: “tienen que hacer manejo de caja, manejo de liquidez”.

Todo con un lenguaje de gallito de barriada: “Ya me he reunido con los directivos de SOLCA muchas veces. O sea. ¿Por qué quieren hacer escándalo donde no hay? ¿Ok?”. Profiere bramidos e intercala exhalaciones el presidente mientras bate el aire con la mano. O sea. ¿Ok? Y despacha explicaciones sobre la ilegitimidad de la deuda del Estado con SOLCA, explicaciones en las cuales el lenguaje encriptado de la administración es un señuelo (“sólo las instituciones públicas pueden imponer intercambios no voluntarios”) y donde los enfermos de cáncer, el millón y pico de pacientes atendidos por SOLCA cada año, no aparecen por ningún sitio. Esa debe ser la forma que tiene Correa de “poner el ser humano sobre el capital”.


Autor:  4pelagatos.com

Tus comentarios son muy importantes para nosotros. Por favor no dudes en escribirnos por cualquier inquietud que tengas.

El Equipo de Ecuador Noticias
EmoticonEmoticon

Loading...
Síguenos en nuestras redes sociales