21 de febrero de 2016

El Montúfar rescató las sabatinas de Rafael

Las sabatinas iban en franca decadencia. A su protagonista, Rafael Correa, se le iba agotando el discurso y gastaba horas negando las cifras de quienes hablan de crisis. Las sabatinas caminaban a la vacuidad y a la irrelevancia total.

Hasta que llegó el enlace 463 en Chillanes. Esta vez Correa estuvo en el papel que más le gusta y en el que mejor se siente: el de implacable sancionador, sabio justiciero, gran sacerdote de moralidades y maestro de juventudes. La salvación de las sabatinas llegó de la mano del tema del colegio Montúfar, al que amenazó con cerrar por los incidentes de violencia que se registraron esta la última semana.

protestas colegio montufar reubicacion profesores
Estudiantes del colegio Montúfar son detenidos por miembros de la Policía Nacional

Correa estuvo a sus anchas y pudo hacer lo que más le gusta en estos espectáculos: anunciar sanciones administrativas sin procesos, anticipar sentencias y lanzar amenazas. Todo desde su tribuna sabatina.

Desde que comenzó el espectáculo se podía prever que todo desembocaría en el tema del Montúfar. El escenario, coincidencia o no, era el perfecto: Chillanes, un pequeño y pobre pueblo en la provincia de Bolívar donde están, según las mediciones del Gobierno, el mejor colegio del país y Dianita, la mejor estudiante.

Bajo el toldo del enlace estaban ubicados los estudiantes modelos, los mejores profesores, el mismísimo rostro de un futuro virtuoso que solo puede garantizar la revolución ciudadana. “Adivinen cuál es el colegio grande en primer lugar del país”, exclamó Correa pletórico de alegría y sin poder ocultar que más adelante hablaría del Montufar, donde aún manda, según él, el MPD y late el viejo país de la partidocracia.

“No somos autoritarios, tenemos liderazgo y no tenemos miedo a tomar decisiones por el bien común”, dijo casi al inicio de la sabatina pretendiendo ocultar el asunto que traía bajo la manga, aunque no dejó de aclarar que el enlace y el gabinete itinerante se hicieron en Chillanes porque en una reunión reciente se había encontrado con el dato de que el mejor colegio grande del país y la estudiante mejor evaluada están precisamente en Chillanes.

Claro, el montaje resultaba perfecto y con esa introducción referirse a los incidentes en el Montúfar le venía casi natural. Para eso cambió el gesto, se puso adusto, a ratos colérico y el tonito moralizador le llegó como vaselina a niño escaldado.

En plan de indignado y luego de decir que a quienes protestaron no se les puede considerar jóvenes, sentenció: a los mayores de edad se los va a enjuiciar y a los menores se les obligará a estudiar desde sus casas. Cuando el ministro de Educación, Augusto Espinosa, que lucía agitado y nervioso, dijo que a los menores se los iba a reubicar en otros colegios, emergió de inmediato el titán de la justicia. No, dijo Correa, a esos no se los debe reubicar porque van a dañar a cualquier otro joven que esté cerca. Y preguntó, voz en cuello, si las madres que estaban en el lugar estarían contentas si sus hijos fueran compañeros de estos vándalos. Y claro, la respuesta vino en coro: ¡nooo!. Entonces se levantó nuevamente Augusto, su ministro, para tranquilizar al caudillo diciéndole que no, que no debe preocuparse porque en efecto esos chicos no serán reubicados sino que serán condenados de por vida a estudiar a distancia para que no contagien a los otros jóvenes de la Patria con el odio que alguien inyecta en el Montúfar. ¡Cómo pudo haber pensando Augusto en una tibia reubicación!

En el mundo de Correa no son necesarios los procedimientos administrativos, las investigaciones ni los procesos, basta un sábado para decidir sobre la vida de los otros. Para juez, él. ¿Quién mejor?

Para aumentar el dramatismo hizo transmitir los videos de los enfrentamientos. Ahí aparecían bárbaros y agresivos jóvenes lanzando rocas, ladrillos y hasta basureros sobre las cabezas de los policías que se ubicaban bajo la cornisa de la entrada del colegio, protegidos con escudos y cascos.  Se pudo ver la escalofriante imagen en la que una mujer policía recibía el impacto de una enorme piedra que le caía sobre su espalda. Las cámaras de la Secom entonces captaron cómo algunos presentes en el enlace derramaban lágrimas. No era para menos.

Lo que no explicó Correa, ni su sempiterno ministro de Seguridad José Serrano, quien estuvo pero no habló, es cómo puede haber un comandante policial tan irresponsable que exponga a sus hombres colocándolos en una ubicación tan vulnerable con los agresores colocados sobre sus cabezas. Obvio que no hay violencia justificable pero ¿a quién se le ocurre enviar policías a colocarse en ese lugar? Pero en estas circunstancias siempre se agradece que haya víctimas del lado de la ley.

Lo que tampoco explicaron ni él ni su agencioso ministro Augusto Espinosa es cómo permitieron que el conflicto en el Montúfar llegara a ese punto cuando es sabido, por la información que la prensa publicó durante la semana, que todo se pudo haber solucionado con un diálogo civilizado. ¿Por qué no esperaron para hacer las reubicaciones de los profesores, tema que provocó la protesta, a que termine el año lectivo? Una explicación no sobraba.

El tema también le fue útil electoralmente. Y muy útil. Con él Correa hizo la comparación que tanto le gusta: el país de antes y el de ahora. El Montúfar, claro, representa al país de antes, al pasado ignominioso, cuando las violentas manifestaciones estudiantiles eran manipuladas por el MPD. Y el Colegio de Chillanes, el futuro luminoso, la nueva cara del país que trabaja, mejora y, eso sí, jamás protesta. “Ustedes tienen la palabra. Las elecciones son en febrero del 2017 y ahí verán si deciden por el viejo país o el nuevo”, sostuvo. El argumento lo repitió varias veces y para exponer al viejo país mostró imágenes de cuando la actividad gremial de los maestros era liderada por el MPD. Llamó de paso “abogaducho” a Ciro Guzmán por defender a los chicos del Montúfar y dejó en claro que con él no habrá impunidad. Satisfecho se lo vio cuando su ministro Espinosa le dijo que si es necesario cambiarán toda la planta de profesores del Montúfar.

“Ese es el país que recibimos. En sus manos está volver a él o no”, insistió varias veces.

El tema del Montúfar fue seguido por el de la Red de Maestros que se reunieron con él en el estadio Modelo de Guayaquil el sábado anterior. Esa sí es una agremiación que está por la educación y no por la violencia como estuvo la UNE aupada por el MPD. Y cada dos o tres frases remataba con la advertencia: ustedes podrán escoger en el 2017 entre el viejo país y este. “Eso está en sus manos”, insistió.

Lo de la concentración en el Modelo dio pie a que hable de censura previa. Claro, de la censura previa de los medios mercantilistas que no sacaron nada o casi nada sobre la reunión. Correa puede decir cualquier cosa: “¿Cuándo un periodista ha recibido una llamada del Presidente para decirle que no publique tal tema?”.

Durante el resto de esta sabatina se lo vio más alegre y más cómodo que en las anteriores. Daba la impresión que lo del Montúfar y lo de los maestros le habían salvado el guión. Ya no hubo mayor necesidad de hablar sobre la economía. ¡Qué aburrido!

Más adelante anunció que revisará lo que el Estado entrega a las universidades, con una evidente insistencia en el caso de la Universidad Andina, donde el “maquiavelito de corbatín” (Enrique Ayala) gana 12 mil dólares. Nueve años le tomó darse cuenta de que había un sistema inadecuado de entrega de recursos. Curioso, solo se dio cuenta de ese problema con el conflicto que ha tenido con la Andina.

Estaba tan a gusto Correa que en un momento descubrió a una gobernadora a la que, según dijo, no había visto hacía mucho tiempo. La gobernadora estaba con una niña en brazos. “¿Cómo se llama?” preguntó fingiendo evidentemente no saber que le habían puesto Rafaela. Qué buen gusto para poner nombres, dijo en son de broma y remató: “Será porque transmito paz”. Rafael el Pacífico.


Autor:  Martín Pallares

Fuentes:  4pelagatos.com

Tus comentarios son muy importantes para nosotros. Por favor no dudes en escribirnos por cualquier inquietud que tengas.

El Equipo de Ecuador Noticias
EmoticonEmoticon

Loading...
Síguenos en nuestras redes sociales