ÚLTIMAS NOTICIAS

POLÍTICA

ECONOMÍA

LOTERÍA NACIONAL

COMENTARIOS

8 de diciembre de 2015

Novena de Navidad



El objetivo principal de la Novena de Navidad es recuperar su sentido de cristiana alegría, recordar a todos y enseñar a los niños que la felicidad no está en los regalos y juguetes sino en la Fe, la Esperanza y el Amor; pensando en Jesús y en los que sufren, y haciendo el propósito de compartir lo poco o mucho que cada uno tenga.

novena
Novena de Navidad

Oración Inicial para Todos los Días

Padre Nuestro, que por tu inmenso amor nos enviaste a tu Hijo que nació de una mujer, que es el Mesías que descendería del Cielo igual que la lluvia y habría de surgir de la tierra como una semilla. Sería un Dios fuerte y a la vez un niño, un hijo. 

El Verbo de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros. Miremos al Niño que nacerá dentro de pocos días en Belén de Judá y nosotros sabremos bien que Él es "la clave, el centro y el fin de toda la historia humana". De este Niño depende toda nuestra existencia: en la Tierra y en el Cielo. Y quiere que le tratemos con una amistad y confianza única. Se hace pequeño para que no temamos acrcarnos a Él. 

Es época de reflexión y agradecimiento porque tenemos mucho más que otros y somos tan dichosos porque Tú los has permitidoasí, danos un corazón agradecido y ayúdanos a ser generosos. Amén.

Oración Final para Todos los Días

Nuestra vida debe ser una continua imitación de su vida aquí en la Tierra. Cristo es nuestro modelo de vivir las virtudes, en el trato con los demás, en la manera de realizar nuestro trabajo, en todo.

Para imitar a Jesús, para ser verdaderamente discípulos suyos hay que mirarse en Él, hay que aprender de Él detalles y actitudes para sacar fuerza, luz, serenidad y paz. 

Contemplando al Niño Jesús en la gruta de Belén, rodeado de María y José, aprenderemos lo que es el desprendimiento, la humildad y la preocupación por los demás. Los pastores nos enseñarán la alegría de encontrar al Niño Jesús, y los Magos cómo hemos de adorarle, así nos sentiremso reconfortados para seguir avanzando en nuestro camino. Y tú, Jesús, Hijo de Dios y hermano nuestro, haz que pasemos la vida reflejando tu luz y que nos unamos a ti para siempre en la gloria del Padre. Amén.

Día Primero

La Anunciación del Ángel a María: De repente, un brillante resplandor la sobrecoge y deslumbra, y un ángel de extraordinaria hermosura se le aparece. Es Gabriel, uno de los siete arcángeles que rodean al trono de Dios. Ha sido enviado para anunciarle que nacerá el niño Jesús.

Y la Virgen da su pleno asentimiento a la volunta divina: "Hágase en mi según tu palabra". Desde ese momento acepta y comienza a realizar su vocación: la de ser Madre de Dios y Madre de los hombres. También es Madre nuestra y en estos días se lo queremos recordar muchas veces, con una oración antigua, que hacemos nuestra: "Acuérdate , Virgen, Madre de Dios, cuando estés delante del Señor, de decirle cosas buenas de mí". Amén. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Segundo

La Virgen visita a su prima Santa Isabel: Por fin llega María y las dos primas se abrazan e Isabel siete que el niño que lleva en su vientre brinca dentro de ella. Es algo raro, es como un salto de alegría. Entonces María le cuenta que ella también espera un hijo, anunciado por un ´
Angel; y en ese momento, Isabel comprende por qué su hijo salta en su vientre: Es que saluda al Hijo de Dios que María lleva en el suyo.

Esta delicada visita de nuestra Madre a su prima Santa Isabel es también una manifestación de caridad. Es amor a todos, porque todos somos hijos de Dios y son hermanos nuestros. Pero amor, en primer término, a los que están más cerca, a aquellos con quienes nos unen especiales lazo: nuestra familia. Ese orden ha de manifestarse también con obras, no solo con afecto. Pensemos ahora en el trato con nuestra familia, en las mil oportunidades que nos brinda de ejercitar, de un modo natural, la caridad, el espíritu de servicio. Amén. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Tercero

El viaje a Belén: Salen de su casita de Nazaret y poco a poco van avanzando el largo camino a Belén. La Virgen sabía que estaba ya próxima al nacimiento de Jesús y emprendió aquel viaje con el pensamiento puesto en el Hijo que le iba a nacer en el pueblo de David. Entre las piedras y el desierto, de tramo en tramo hay pequeños oasis en donde descansan un poco y se refrescan; han caminado mucho y seguramente después del mediodía llegarán a Belén a cumplir con la obligación legal del censo, con el cansancio de un viaje por caminos en malas condiciones. La Virgen en su estado, debió llegar muy cansada, pero con la alegría de estar en el lugar de sus antepasados. Amén. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Cuarto

No encuentran posada en Belén: Todas las posadas están llenas. Ha acudido mucha gente para el censo y no se encuentra sitio en los mesones ni alberges. Y los que tienen sitio en sus casas, ya han dado alojamiento a sus parientes o a sus amigos, se hace de noche y María no encuentra alivio a su cansancio.

San José debió llamar a muchas puertas antes de llevar a María a un establo, en las afueras del pueblo. Nos imaginamos bien la escena . José explicando una y otra vez, con angustia creciente , la misma historia, que venían de muy lejos, de Nazaret, y María a pocos metros, viendo a José y oyendo las negaivas. No dejaron entrar a Cristo. Le cerraron las puertas. María siente pena por José y por aquellas gentes, ¡Qué frío es el mundo para con su Dios! Amén. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Quinto

La pena y la angustia de no encontrar posada:  Que angustia siente José al ver que María no tiene en donde refugiarse para que nazca su Hijo. Le han cerrado todas las puestas, es ya de noche y en tierra extraña no tienen a quién pedir ayuda. Entre María y José también había cariño santo, espíritu de servicio, comprensión y deseos de hacerse hacerse felices mutuamente. Así es la vida de Jesús: sagrada, santa, ejemplar, modelo de virtudes humanas. El hogar cristiano debe ser imitación del de Nazaret, un lugar donde quepa Dios y pueda estar en el centro del amor que todos se tienen.

¿Es así nuestro hogar? ¿Le dedicamos el tiempo y la atención que merece? ¿Nos desvivimos por los demás? Amén. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Sexto

El portal de Belén:  De pronto,cuando ya perdían toda esperanza de encontrar algún albergue, encuentran un pobre pesebre donde se guarda el ganado. Deciden quedarse allí, junto a los mansos animales que con su calor hacen agradable el lugar, hay un techo y las paredes protegen el lugar del viento.

Quizá fue la Virgen quien propuso a José instalarse provisionalmente en alguna de aquellas cuevas que hacían de establo a las afueras del pueblo. Probablemente le animó, diciéndole que no se preocupara, que ya se arreglaría...  José se sintió confortado por las palabras y sonrisa de María. De modo que allí se aposentaron con los enseres que habían podido traer de Nazaret: los pañales, alguna ropa que ella mismo había preparado con la ilusión que solo saben poner las madres en su primer hijo.

Es posible que a lo largo de nuestras vidas se nos den señales, que vistas con ojos humanos no digan nada, pero hemos de estar atentos para descubrir a Jesús en la sencillez de lo ordinario, envuelto en pañales y reclinadoen un pesebre. Amén.  Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Séptimo

Los pastores a Belén:  Y ellos, que han vivido esperando al Hijo de Dios, naturalmente no se pondrían en camino sin regalos para el recién nacido. Le llevarían lo que tendrían a su alcance; algun cordero, queso, manteca, leche, requesón.... Y María y José, sorprendidos y alegres, invitarían a los tímidos pastores a que entren y vean al Niño Jesús, y le besaría y cantarían y llenarían de regalos.

Cuando en esta Navidad le miremos indefenso en los brazos de su madre no olvidemos que es Dios hecho hombre por amor a nosotros, a cada uno de nosotros.  Al leer en estos días con profunda admiración las palabras del Evangelio "y habitó entre nosotros", o al rezar el Ángelus, tendremos una buena ocasión para hacer un acto de fe profundo y agradecido, y de adorar a la Humanidad Santísima del Señor. Amén.  Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Octavo

Los ángeles en el cielo cantan: Gloria a Dios:  La estrella luminosa se detiene sobre el portal de Belén. Y entonces todo es luz, porque del establo sale un resplandor cándido, un fulgor glorioso como de miles de diamantes que reflejan el sol. Ven una gran luz, la gloria del Señor los envolvió de claridad, no temáis, les dice un Ángel, pues vengo a anunciarles una grean alegría, que será para todos, hoy en la ciudad de David, ha nacido el Salvador, que es el Cristo, el Señor.

Alegrémonos todos en el Señor, porque nuestro Salvador ha nacido en el mundo. Hoy, desde el cielo, ha descendido la paz sobr nosotros. Amén.  Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Día Noveno

Ha nacido el niño Jesús:  Ha nacido para nosotros en un portal de Belén, en una noche fría y luminosa. Ha nacido para las familias que creemos en Él y que nos ha reunido para recibirle, ha nacido para todos los que abrimos nuestro corazón y que queremos que se quede entre nosotros para siempre.

En aquel lugar sucedió el acontecimiento más grande de la humanidad, con la más absoluta sencillez: Y sucedió que estando allí se le cumplió la hora del parto. María envolvió a Jesús con inmenso amor en unos pañales y le recostó en el pesebre. Y todos sus gestos eran expresión de su fe y de su ternura. Le besaría los pies porque era el Señor, le besaría la cara porque era su hijo, y se quedaría mucho tiempo quieta contemplándolo.

Hoy ha nacido nuestro Salvador, no puede haber lugar para la tristeza cuando acaba e nacer la Vida; la misma que nos infunde la alegría de la eternidad prometida. Amén.  Padre Nuestro, Ave María, Gloria.
Novena de Navidad
4.3

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes para nosotros. Por favor no dudes en escribirnos por cualquier inquietud que tengas.

El Equipo de Ecuador Noticias

Loading...
 
Copyright © 2009 - 2018 Ecuador Noticias | Noticias de Ecuador y del Mundo
Powered by Blogger